¡Madre, qué frío!

León

No me gusta el invierno. Los constipados parecen estar esperándote a la vuelta de la esquina como si de un amigo lejano y pesado se tratara.
– ¿Qué tal el año, tío? Te he echado de menos. ¿Tienes planes para este invierno? Lo siento, pero los deberás cancelar. Nos vamos a quedar en la camita juntos. Pasaremos frío y calor, veremos la transformación de los mocos juntos y querrás morir, pero lo afrontarás y te creerás más fuerte.
Y después te pasas el resto del invierno acojonado, mirando por encima del hombro, esperando no volver a encontrarlo. Si alguien tose a tu alrededor, te pones tenso y quieres escapar del lugar, pero los gérmenes te encuentran, aunque te escondas detrás de una bufanda y un gorro. Huele tu miedo.
Lo bonito del invierno son los paisajes. No encuentro ni un solo punto positivo más.
Siempre habrá un gracioso que te tire una bola de nieve…
Encontrarás tu coche cubierto con escarcha…
Conducirás con miedo…
Casi seguro resbalarás en el hielo…
Cuando no lleves paraguas lloverá…
Pero en tu casa con la calefacción podrás olvidarte de esto. ¡Adoro mi casa!

Y aquí, la continuación.

Anuncios

6 pensamientos en “¡Madre, qué frío!

  1. Pingback: ¡Madre, qué frío! Parte 2 | Pensando en la oscuridad

  2. Calor de pecho ajeno.muy buena receta.
    Pero juntalo , con un buen vaso de leche con miel, y un buen chorrito de coñac, era el remedio de mi abuela. O te mueres , o lo espantas.
    Ahora me explico de donde viene mi adicción! !!!!!!

    Me gusta

Piensa conmigo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s