Terrores nocturnos infantiles

Lourdes MiguelsanzDe pequeña yo era de esas niñas que temían que se colara un monstruo en su casa. Estaba segura de que iba a pasar. Una noche una bestia entraría y nos mataría a todos sin poder evitarlo.
Durante horas permanecía despierta esperando a algún ruido que me avisara de que El Mal ya estaba en la casa, mirando a la puerta que exigía abierta, esperando la sombra desfigurada del hombre del saco o del coco.
Lo peculiar del tema es que mi única solución ante ese miedo, era quedarme muy quieta e intentar hacer el mínimo de ruido con mi respiración. Así creerá que ya estoy muerta y pasará de mí, pensaba. Qué mona y qué inocente era.
Con el paso de los años, los monstruos se transformaron en ladrones y asesinos. (¡No dejéis a los niños ver las noticias!) Y también me hice más lista. Mi imposición de puerta abierta cambió a puerta cerrada. Así se lo pondría más difícil y antes de que alguien me estrangulara mientras dormía, me despertaría por el chirriar de la puerta. Mucho mejor, ¿verdad?
Lo cierto es que no sé cómo lo superé. Nunca lo comenté con nadie. Supongo que me aburriría de esperar o descubriría que eramos una familia pobre y corriente. Los ladrones o asesinos prefieren robar o matar a gente importante. Y yo no lo soy.

Fotografía: Lourdes Miguelsanz Nogales

Anuncios

10 comentarios en “Terrores nocturnos infantiles

Piensa conmigo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s