El principio de mi historia

el principioYa he hablado de mi afición por escribir y de mi gusto por soñar. Lo que no se sabe es que todo empezó con un sueño.
Soñé que escribía un libro, así de simple. Qué locura de sueño, ¿eh? Tampoco le di la mayor importancia. Los sueños, sueños son.
No sé por qué, pero se lo acabé comentando a mi pareja.
– ¿Y por qué no lo escribes? –me preguntó.
¿Una novela? No sé yo… No creo que pueda. ¿Y qué voy a escribir? Si no sé ni escribir. No domino la ortografía y más de lo mismo con la gramática. El punto y aparte, los guiones… Puf. Demasiada tela.
Pero aunque me daba cientos de motivos para no hacer ese sueño realidad, un día me aburría demasiado.
¿Cómo voy a saber si soy incapaz de hacerlo, si no lo intento?
Cogí el móvil, abrí el bloc de notas y empecé. No tenía ni idea de qué iba ir… Solo escribí.
Bien. Ya llevo cuatro frases y parecen coherentes.
Y seguí. Y lo pasé al ordenador. Daba mil vueltas para encontrar la forma de explicarme mejor. Tardaba un siglo en llenar un página.
¿Hay va una coma o un punto?
Decidí no darle muchas vueltas o terminar el libro me llevaría más de un año. Todo dependía de cuántas páginas quisiera hacer, pero a página por día… Las expectativas no eran buenas. Y estaba casi convencida de que antes me hartaría y lo dejaría como otros tantos hobbies.
Ya aprenderé…
Sin las preocupaciones me dejé llevar por la fantasía. Empecé a imaginar lo que podría ser, lo que quería que fuera.
A medida que redactaba, también mejoraba mi “estilo”. Como espero que siga haciendo.
Al final parece que sí, soy capaz.
Algún momento de debilidad tuve. No es que pensara en dejarlo… Es que me aficioné a un videojuego y lo dejé un poco de lado. Pero lo conseguí. El día que dije:
– ¡Yaaaa! ¡Lo terminé!
Sentí una satisfacción difícil de describir. Mi sueño se había hecho realidad. ¿O no era un sueño? Puede que una predicción… No, es la voluntad. Es el “¿A que no tienes huevos?”. Pues sí, tengo huevos… o ovarios. Y también es que me gusta escribir. Me gusta pensar, imaginar y soñar.

Anuncios

13 comentarios en “El principio de mi historia

  1. Caminante no hay camino….todos aprendemos cometiendo errores, y los que cometeremos. El que la diosa inspiración y el dios tenacidad se hayan cruzado por el camino, no sabes lo excepcional que es…por cierto….¿dónde se puede leer ese “peaxo” de libro?:D

    Le gusta a 1 persona

  2. Pingback: Introducción | Pensando en la oscuridad

  3. Dos semanas después vuelvo a pasar por aquí, y sí que noto un cambio de estilo al escribir tus entradas, pero estas primeras también me encantan. Quizá porque me habías engatusado con las últimas, quizá porque me gusta todo lo que sale de tu cabecita en esas noches insomnes.

    Le gusta a 1 persona

Piensa conmigo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s