Vueltas, vueltas y más vueltas

Me paso las noches en un tornado del que no puedo salir. Las sábanas me envuelven. Parezco una oruga, pero nunca llego a transformarme en mariposa. Doy vueltas y vueltas sin lograr dormir. El insomnio se aferra a mí y despierta mi imaginación. Pienso en cientos de cosas en la oscuridad, en silencio, sin moverme, pero a la vez viajando, trasladándome a dimensiones alternativas, creando un agujero negro, pues todo lo que pienso desaparece. ¿Cuánt10606342_367718670047572_580002722340016609_nos pensamientos tenemos que luego no llegamos a recordar? Se escribirían cientos, miles, millones de libros con todos ellos, con nuestras penas, nuestras alegrías, nuestras incertidumbres, opiniones, vivencias y chorradas. Nuestra mente, siempre despierta, está ahí, en marcha, sin detenerse hasta caer en la inconsciencia.
Y eso es lo que más me molesta de no conciliar el sueño: A la mañana despertar y ver que todo ha desaparecido. ¿Dónde quedan esas dos horas de intenciones? Las robó la noche.

Fotografía: Lourdes Miguelsanz Nogales

Anuncios

17 pensamientos en “Vueltas, vueltas y más vueltas

    • Por suerte no pertenezco al grupo de los insomnes. Pero en una epoca de mi vida si pasé, por él. Para mi era agobiante
      Tengo que felicitarte, porque , de una situación que se vive con angustia
      La manera de tratarlo es super bonita, y de esos momentos, sacas, esas reflexiones, que me encantan.

      Me gusta

    • Gracias. ^^’
      Tengo que reconocer que en ocasiones se hace agobiante, me harto y me dan ganas de golpear el colchón, pero así no iba a solucionar nada, incluso se podría empeorar. Lo mejor es relajarse y dejar que tu mente divague.

      Me gusta

  1. Yo me he pasado años durmiendo dos horas al día a veces cuatro, ahora consigo a veces dormir seis pero no siempre y los espacios en silencio en mitad de la noche a veces se hacen interminables, hasta llegue a tener una grabadora para recolectar esos pensamientos a voz abierta que luego al día siguiente parecían un sin sentido, otros un cansancio acumulado y muy pocos abiertos a la interpretación, a día de hoy me he repartido las horas insomnes con alguna serie subtitulada, relax con música y a veces reírme con Buenafuente y Berto.
    Un abrazo compañera de noches abiertas.

    Le gusta a 1 persona

    • Lo peor es el silencio, ¿verdad? Donde solo reina tu mente.
      Yo, a falta de grabadora, ya que no es plan despertar a mi pareja, me escondo debajo de las mantas y escribos algunas de mis ideas en mi móvil, de forma rápida y escueta, y no siempre es fácil darles cuerpo al despertar, aunque en la noche tuvieran vida y parecieran hablar y no callar.
      Abrazos.

      Le gusta a 1 persona

    • A veces tenia una libreta con un boli al lado y cuando aparecía una musa entre los ojos colgados lo escribía para no olvidarme, jajajajaja, la de cosas que se hacen….

      Le gusta a 1 persona

  2. Pingback: Quinto mes | Pensando en la oscuridad

  3. Te propongo que le pidas a tu chico que se acerque a ti y te acaricie el pelo, la nuca y el cuello. Pero de una manera muy suave. No con la intensidad que sirva para ponerte a tono, sino más flojo. Si no te hace cosquillas, claro. Es algo sumamente relajante. Y posiblemente te ayude a dormir.

    Le gusta a 1 persona

Piensa conmigo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s