Levantarse con el pie derecho

20150210_140329

Lalo, mi gato, me despierta acariciándose contra mi hombro.

– ¿Qué tal, pequeñín? –le saludo y le rasco la barriga–. Hoy estás madrugador. ¿Qué pasa, tienes hambre?

Después de ponerle su desayuno, me hago tranquilamente un zumo, unos gofres y un buen café, que degusto con paz. Me doy una ducha y después de ver un rato la tele, salgo a la entrevista de trabajo, con tanta suerte que apenas hay tráfico y aparco a la primera en un sitio a la puerta de las oficinas. Es pronto, por lo que decido tomarme algo en la cafetería de al lado.

Al hombre que está delante de mí se le cae la cartera y dos de los que esperamos en la cola nos quedamos mirándola con ojos golosos. El hombre parece rico. Seguro que tiene mucho dinero. Antes de que el buitre que está a mi lado le eche el guante, me apresuro a cogerla. Con tan mala suerte de que el hombre se gira en ese momento.

– Tenga. Se le ha caído –digo con la voz entrecortada.

Por un segundo creo que me va a acusar de criminal, pero sonríe de oreja a oreja, y me da las gracias.

Las siguientes cuatro horas las paso charlando con Manu, ese amigable hombre que resulta ser mi futuro jefe. Se puede decir que he pasado la entrevista con creces. Ahora salgo del despacho de firmar el contrato.

Tengo que ir a celebrarlo.


¿Te gustó? ¿Te supo a poco? Puedes hacerte con La Relatadura gratis, una antología con éste y 99 relatos más.

Anuncios

32 pensamientos en “Levantarse con el pie derecho

  1. Muy interesante la perspectiva de tu dos días. Quizás un poco cabronceta al querer quedarse con la cartera, pero en un día con el pie derecho no podía salir le mal.

    Me está encantando tu blog. Eres divertida y fresca, cosa que se agradece. Por ello te sigo.

    Un gran saludo y nos leemos.

    Le gusta a 2 personas

    • Así soy yo: un poco cabronceta. 😉
      De verdad que gracias. Gente como tú es la que me inspira a seguir escribiendo.
      Antes si alguien me llamaba fresca, me indignaba, pero ahora es un halago.
      Nos seguimos leyendo.

      Me gusta

    • No por favor. No fresca en pla z****. Sino en plan de que tu escritura trae aires nuevos.
      ¿Qué habrás hecho tú para pensar que te puedo llamar fresca?
      Bueno todo aclarado. Ey, a todas las hordas de fans que lean esto. Vuestra escritora preferida no es ninguna fresca. Que quede claro.

      Le gusta a 1 persona

    • XD
      Has malinterpretado mi mensaje. Sabía a lo que te referías. Pero no hay mal que por bien no venga:
      ¿Habéis oído hordas de fans inexistentes? Soy fresca, pero no en el sentido que le dan las personas normalmente. 😛

      Me gusta

  2. Ahí va otra técnica, con la de buenas partidas que me he hechado yo.

    Ganar al juego Colonos de Catán como paso previo a trabajar en una empresa tipo Morgan Stanley o JPMorgan. Como publica El Confidencial varias compañías estadounidenses utilizan este juego como parte de su proceso de selección. Este pasatiempo de mesa se creó en 1995 y es uno de los más populares en los considerados de estrategia. Catán es el nombre de una isla y a ella llegan cuatro colonizadores que tienen que ocupar el territorio y construir, antes que los demás su particular ‘imperio’. Los jugadores tienen que demostrar sus habilidades en gestionar recursos y su capacidad para negociar.

    Le gusta a 2 personas

  3. Henar de Andrés:
    Acabo de ver que te ha gustado la encuesta de mi blog que he publicado hoy pero no he visto tu voto, me gustaría que me ayudaras porque viendo los resultados querría mejorar mis publicaciones para que a vosotros los lectores os resultara más ameno, interesante, creativo…
    Cuento con tus votos en la encuesta (1 o más).
    Muchas gracias por todo!!!
    Un beso muy fuerte: luckcrazy

    Le gusta a 2 personas

  4. Aquí si que hablas del aparcamiento, como lo haces en la puerta… (comenté la otra sin leer esta primero). Veo que hay una única opción e en la suya hipotéticamente se podría conseguir una plaza en una primera entrevista de forma limpia. Aun así no las tengo todas conmigo…

    Le gusta a 1 persona

  5. Cuando leí La Relatadura y llegué a este en concreto me quedé colgada en el inicio: desayuno con zumo, gofres, un buen café. Y luego otro café al rato, en la espera. Yo a esa altura ya reviento como un sapo, y mucho más antes de una entrevista. Así es mi atención cuando leo. ¿O has metido toda esa comida allí para que yo comente luego en tu blog? Claro… ¡qué arpía! 😛

    Le gusta a 1 persona

Piensa conmigo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s