Estoy más enferma del lado izquierdo

Seré sincera: Me aburría y cuando eso ocurre, me da por hacer tontás.
Desde la paliza del domingo, me he encontrado rara, sin contar las agujetas. Me duelen cosas que nunca antes me habían dolido y que no tienen una explicación.
“¡Ay! Qué malita estoy y qué poquito me quejo.”
Ayer me empecé a sentir mal, mal en plan: quiero morirme. Soy una exagerá.
Tenía todos los síntomas de la fiebre, cambios de temperatura como si tuviera un fantasma en el cogote, voz masculina, dolor de cabeza que me nubla más el pensamiento de lo habitual y ese picor en la garganta que me enloquece y me da ganas de rascarme con un tenedor por dentro.
Desde los catorce años, o por hay, hasta ahora, tenía la suerte de no haber cogido ni un triste resfriado. Me creía invencible. Mis defensas se parecían a las que salen en el anuncio del Actimel, con armas pesadas y equipadas a morir para combatir contra cualquier virus. Debieron rendirse o las asesinaron a todas, porque desde diciembre me he contagiado tres veces.
Envejecer es una mierda.

Anuncios

35 pensamientos en “Estoy más enferma del lado izquierdo

  1. Es triste enejecer 😦 al menos creo que es una de mis fobias haha pero bueno espero que te recuperes pronto. Un abrazo y a tomar sopita de pollo con verduras.

    Me gusta

  2. Vaya, almas gemelas, Henar. Lo del tenedor por dentro … parece buena idea … quizás lo pruebe.
    Bromas aparte, (ya sabes, solo se puede hacer con cuchillo fino y unas nanas pinchadas para frotar fuerte), hay que hacer gárgaras con agua caliente con zumo de limón, tomar acetilcisteina, un litro de zumo de naranja natural, al día, y alguna sudada importante por el método que sea, pero, ah, eso sí, el sudor hay que secarlo enseguida. En quince días estás nueva y como decía mi Madre, si no haces nada, son dos semanas.
    Feliz tarde animosa y divertida, bloguera.

    Le gusta a 1 persona

  3. Envejecer es como los buenos vinos, cuantos mas años mejor caldo, si tu te quejas que estas como albariño reserva, que podre decir yo de mi, un ribeiro en busca de sentir los años de mejor grado…

    posdata: un resfriado de vez en cuando nos recuerda que nuestro sistema funciona… besotes

    Le gusta a 1 persona

    • Gracias, Manuel, por intentar animarme con tu metáfora. Nunca me habían llamado albariño de reserva. Supongo que es bueno. 😉 No entiendo mucho de vinos. Pero seguro que tú eres de una buena cosecha.
      P.d: Prefiero que mi cuerpo no me mande recordatorios.
      Abrazos.

      Le gusta a 1 persona

  4. Pingback: Quinto mes | Pensando en la oscuridad

Piensa conmigo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s