Meta

metas

Corro, ¿yo corriendo? Corro, adelanto a un perro, con la lengua fuera, (la lengua es la mía, el perro está perfecto) y llego a meta la última. Lo importante es participar, ¿no?

En esta vida nos proponemos metas, en ocasiones, sin siquiera querer llegar a hacerlas.
Dejaré de fumar. ¿Seguro? ¿De verdad quiero hacerlo? Sí, es cierto, fumar mata. Estoy aburrida de oírlo y leerlo. También matan otras cosas y no tienen un cartel con una persona con un tumor, con un cadáver o con un cigarro flácido. Es que hace falta ser morbosos…
Haré dieta. La comida está muy rica y ya tenemos una relación consolidada. Voy a dejar que la grasa campe a sus anchas, si quiere colarse en el trasero allá ella. Ya migrará a otro sitio.
Haré ejercicio. Puf. Me canso solo de pensarlo. La gente que disfruta en el gimnasio son… raros, para mí. No me malinterpreten, me encanta que haya gente linda por el mundo. Sigan así.
Pediré perdón a Fulanito. Fue culpa mía, hace mucho que no nos hablamos, y me arrepiento, pero poniendo en una balanza mi pesar y las ganas de que me eche en cara todos mis errores… ganan las pocas ganas.

No ocurre lo mismo cuando esas metas se hacen con una sonrisa en la cara. Esas no pesan, no duelen, no cuestan y por lo tanto son más fáciles de alcanzar.

Digo yo que algún día empezaré a cuidarme y maduraré, pero no hoy.

Anuncios

23 comentarios en “Meta

  1. Abro mi Facebook, como todos los dias, que dicho sea de paso, lo abro para leer el blog.
    Mis ojos, hacen chirivitas, mi mente alucina, y mo dedo inconscientemente, da la tecla retroceder.
    Para mi sorpresa no me he equivocado, si es la entrada de Henar. Que me he perdido? , no puede ser .
    Henar corriendo, jadeando, sudando?
    Tranqila , me digo, vamos a leer, más despacio, seguro que has interpretado mal lo leído
    Arrea, pues no, que está corriendo
    Según sigo leyendo, entre conmocionada, y perpleja, ahí aparece mi Henar, suspiro de alivio, y empiezo a cpmprender la entrada de hoy.
    Siento un alivio, me siento en el sofá, y por fin respiro.
    Ahora comienzo a pensar de verdad, Puf, puf, los retos, las metas. Tendria opinión, para escribir un libro. Solo voy a decir:
    Que auténticas, que fantásticas, esas tardes que te tumbas en el sofá, con una tableta de chocolate, a escuchar tu música favorita y entre porción y porción de chocolate, tu cigarrito.

    Le gusta a 1 persona

  2. Pingback: Quinto mes | Pensando en la oscuridad

Piensa conmigo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s