El hombre de los caramelos

Untitled design(15)En mi pueblo había un hombre, que desde que tengo uso de conciencia, me ofrecía caramelos. Siempre que me veía, que pasaba por el colegio o nos encontrábamos, me asaltaba. Supongo que en aquellos años, los pederastas no estaban a la orden del día.
Lo cierto es que ese hombre me quería. No había podido tener hijos y me mimaba. Eso sonó mal. Mejor expresado sería que me consentía. Nunca me dio mal rollo, hasta que crecí, sí, bueno, hasta que me crecieron los pechos, ya que de estatura tampoco di un gran estirón. Ahí la cosa se puso chunga. Frases que cuando eres niño no resultan extrañas cuando ya eres un adolescente cambian.
– Ese vestido te queda muy bien.
– Madre mía, cuánto has crecido.
– Siempre tan guapa.
– ¿Quieres un caramelo?
¿A cambio de qué?
Pasé de ir a su casa para jugar con sus perros a evitarlo. Su actitud era la misma, pero yo me volví malpensada, tremendista y creída. Así somos muchos a esa edad. Cuando murió, me entristecí. ¿Había sido mala persona?
Hace relativamente poco, tuve que volver al pueblo a pasar más tiempo del normal. Otro hombre me lo recordó. Y me di cuenta de que tampoco había cambiado. Sentí el mismo malestar. ¿Quién sigue ofreciendo caramelos a alguien de veintitantos años? Pueblos…

Anuncios

19 comentarios en “El hombre de los caramelos

  1. Muy dulce, esta entrada. Me identifico con ella, creo que antes era muy común esta situación, sobretodo en los pueblos.
    Yo pienso que para ellos, hablo de las personas mayores, dar un caramelo, era algo muy importante, quizás, porque para ellos en su infancia no les había.
    Era como cuando tu abuela te daba 5 pesetas! !! , que para ti no era nada, pero para ella, que había vivido una posguerra, con las carencias basicas, era un mundo
    Cuando crecemos, la inocencia infantil, y el cambio hormonal, comienzas a ver las cosas de otra manera.
    Yo recuerdo esta situación, con mucho cariño y añoranza.
    Claro que también hay gente mala y pederastas, pero parece que eso les pasa a otras personas, no a ti. Pasa porque lo oyes en las noticias. Pero quién sabe? .
    Todos estamos montados en el mismo barco, y tu eres una persona más…
    Yo, por naturaleza, confio bastante, quizas demasiado, claro que luego te vienen las consecuencias

    Me gusta

    • Creo que lo de las cinco pesetas no lo llegué a vivir. Sí que recuerdo la propina que me daban mis abuelos, veinte duros los domingos, para que me pudiera poner hasta arriba de golosinas. Muy buenos tiempos.
      Yo, quizá, sea un poco desconfiada, aunque no me hayan dado motivos para serlo. Se oye cada cosa que es mejor no jugársela.

      Me gusta

  2. Yo la verdad que frente a esas cosas siempre me he dejado guiar por la intuición, aunque he de reconocer que no podía dejar de escuchar interiormente la voz de mis padres diciendo “tú nunca hagas caso a los extraños, ni se te ocurra comerte un caramelo….a ver si va a tener drogas!!!”, Así que como imaginarás para mí, de niña, el hombre de los caramelos, más que un entrañable abuelito…era algo así como un camello disfrazado 😉 Saludos 🙂

    Le gusta a 1 persona

Piensa conmigo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s