Tristes desvaríos

Untitled design(2)

Esperaba a estar un día triste para plasmar ese horrendo sentimiento en un texto deprimente, pero no me sale, no me apetece. Miro con cara de asco la pantalla y pienso: ¿por qué?, ¿qué me impulsa a seguir y no borrar lo hasta ahora tecleado?, ¿qué estoy haciendo? El espíritu de una estrella del rock me susurra al oído que destroce, que lance el portátil por la ventana y luego me arañe la cara. La tristeza me enfada. Si fuera rica, lo haría, menos lo de arañarme mi bella cara. La ira descontrolada calma, no en el momento, pero cuando se pasa todo queda en silencio. Tengo demasiado control, tanto que sigo escribiendo y no he soltado ninguna maldición. Sigo y me voy olvidando de lo que me aqueja. Quizás por ese motivo continúo, para huir de lo real, del mundo nauseabundo en el que vivimos, escapar a un lugar mejor o incluso peor, pero que yo puedo reinar, manejar y cambiar a mi antojo, borrar y volver a empezar, controlar lo que va a pasar, el final.

Anuncios

54 comentarios en “Tristes desvaríos

  1. Gracias a tus escritos y creatividad, cambias, sustituyes, detruyes e inventas el mundo en el que te gustaría vivir, la realidad que tu quieres en tu mundo.
    Sociedad, vivencias, a la carta. Chupi way. Te evades, delmundo real.
    Es la ventaja que tienes. Crear tu propio mundo, pero no olvides, qué el otro sigue girando a tu alrededor. ……

    Me gusta

    • Has dicho demasiado. Es decir, lo que escribo no es lo que quiero en mi mundo o quisiera vivir, la mayoría de las cosas preferiría ni verlas más allá de mi mente.
      Intentaré no perderme en el mundo de la fantasía.

      Me gusta

    • Creo que no has entendido, lo que yo quería plasmar.
      La respuesta es para todo el que escribe, es decir, que el escritor, tiene la facultad de crear y meterse en mundos creados, a su antojo. Eso no quiere decir, que todos esos mundos, os agraden, o sean ssueños inalcanzables, o historias repelentes.

      Me gusta

  2. Eres demasiado «centrada» (tienes los pies muy firmes sobre la tierra) para gozar los beneficios de la locura. 😉
    No tires la computadora (tu ordenador) y sigue escribiendo. Suena como una orden, ¿no? 😀
    Besos

    Me gusta

  3. Sí, no arañes tu bella cara. Si no, tendrás que andar para todos lados con una bolsa de papel en la cabeza. Pasarás a la historia como Henar, la escritora elefante.
    Y mñe… Creo que todo escritor tiene un deseo secreto de poder, de evadirse y hacer lo que le da la gana en otro mundo. No eres una patología. O escribir es la patología, quizás.

    Le gusta a 2 personas

  4. Pingback: Quinto mes | Pensando en la oscuridad

  5. Todos tenemos malos días. Para ellos yo receto un abrazo protector en silencio. Porque no quieres escuchar a nadie, pero sentir el calor del cariño envolviéndote es algo que te ayuda a mejorar tu estado de ánimo. Por supuesto escribir también relaja. Pero es distinta sensación. Quizá mejor hacer las dos cosas

    Le gusta a 1 persona

Piensa conmigo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s