Quinto mes

En efecto, he puesto “quinto mes” por no poner “cinco meses” y tentar a todo aquel que no puede evitar la rima con ese número.
Quinto “mesiversario”, cinco son multitud. Hoy vuelvo a estar de ¡¡fiesta!! y entono el cántico por haber alcanzado una nueva meta, por haber dado vueltas, vueltas y más vueltas alrededor de mi estúpido cerebro, porque cuando me pregunté “¿Salto o no salto?”, salté, en bragas y aunque la inseguridad me dejara pasmada.

He vivido el reencuentro con algún momento incómodo, como una proposición indecente, con algún homicidio voluntario de la persona del pasado, con el ladrón y su delito penal… Me han llamado la perturbada y vaga. ¿Yo, vaga? Que va… Lo primero quizás. Quizás porque escribo cartas a la mosca o al querido vecino que pone música para enmascarar los gemidos, porque estoy poseída por fantasmas al acecho, porque fantaseo con matar a mi jefe, porque estoy más enferma del lado izquierdo, porque mi gran idea es qué pasaría si acabara en una isla desierta, si pudiera viajar al pasado o cómo aparecen esos moratones misteriosos, o porque vendo mi alma, bueno, más o menos, se alquila. No creo que sea porque dije que el otro día vi un gamusino.

Ha sido ¿amor a primera vista?

– Blog, puede que seas el amor de mi vida, aunque de momento te quiero, solo como amigo. No seré presa de los genocidios en las cunetas. No me atropellarás el corazón.

Por mucho que se lo repito parece querer jugársela. Me ha mandado un regalo sorpresa, con una nota. “Es para ti”, decía. Quiere conquistarme con un mando que solo tiene el botón de pausa, para que esto nunca llegue a su fin, que no aparezca esa luz blanca llamada Destiny con su predicción funesta. ¡Cursi!

Mis disculpas una vez más, por estos tristes desvaríos. Tengo excusa, hace calor y ya hablé de mi infancia infernal. Qué c*ñ*, ¿por qué disculparme? Estoy en mi hogar, dulce hogar, bebiendo unas jarras por recomendación del médico (mentira, un bloguero) y no pasa nada porque se me vaya un poco de las manos. Es viernes. Solo unas últimas palabras, palabras mayores: Si buscas, quizá me encuentres. mira en spam.

beer-199652_1280

Anuncios

133 comentarios en “Quinto mes

    • Puede, Henar, pero ya sabes … soy de ciencias y en esto del pensamiento y la literatura oficiosa soy un novicio … eso sí, sin votos. Reitero, mi admiración por tu forma de escribir, solo que me siento, (a la hora de hacer comentarios), como si estuviera en una fiesta en una de las discotecas de la isla Mykonos repleto de admiradores tuyos bailando en tu entorno de modo insinuante y apasionado … desplazado.
      Feliz noche

      Le gusta a 1 persona

    • Ug. Por un momento hiciste que sintiera… ¿grima? por la sección de comentarios, pero yo no lo veo así. Quizá lo de la fiesta sin admiradores un poco, porque la verdad es que me lo paso bien con los que comentan.
      Es curioso. A mí contigo me pasa algo parecido, pero distinto. Tú estás en tu bar, charlando con tu gente de potentes reflexiones y llego yo con mi ignorancia y no sé qué decir, solo me quedo mirando desde una esquina mientras escucho maravillada.

      Le gusta a 1 persona

    • O sea que ya me habías leído antes y no me habías seguido… No te caí bien, ¿eh? No pasa nada. A veces, soy odiosa. 😉
      Creo que es la primera vez que me llaman escritora sin una pizca de guasa… O puede que la resaca no me deje verla. De todas formas, gracias.

      Le gusta a 1 persona

    • En absoluto. Me pareció igualmente fascinante lo que habías hecho. Quería haberte seguido y comentado, ¿pero qué decir sobre esa entrada tan elocuente? Así que dejé el post abierto en el navegador. Por motivos varios, realicé un “Borrado de datos” del Chrome, y adiós tu entrada. Cuando te seguí hace días, dudaba si serías tú la autora de esa entrada. Empecé a bucear en tu blog porque tu forma de escribir me decía que sí, pero no fui capaz de encontrarla. Hoy me ha venido un flash y lo he logrado. En efecto eras tú, pero ya te había seguido.
      Odiosa sí, pero eso es la envidia. Cuando se me pasa me pareces fascinante escribiendo.
      No tiene guasa, no es por tu resaca. Realmente lo pienso.

      Le gusta a 1 persona

  1. Pingback: Pensando en la oscuridad | Historias tras tu DNI

  2. Pingback: Premio the infinity dreams | Historias tras tu DNI

Piensa conmigo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s