Lo desconocido

– Hoy, en Lo Desconocido, vamos a sumirnos en la penumbra, veremos una de las muchas criaturas que se esconden en la noche o lo intentaremos. Hoy dormiremos o intentaremos dormir en la habitación de Peter, un niño que afirma que en su armario vive un monstruo, pero será después de la breve publicidad.
En lo que grabo el principio del programa, terminan de colocar las cámaras por todo el cuarto. El productor observa la pantalla junto a los padres de aquel niño imaginativo. Todo el mundo corre por la casa, aunque no estamos en directo, contagiándome de su nerviosismo. ¿En serio voy a dormir con un crío? Ahí va la pederasta, me dirán por la calle, ¿me firmas un autógrafo? Es el precio de la fama. Por lo menos parecerá más mayor por todo el maquillaje que lo están poniendo.
– ¿Estáis preparados? –pregunta Charlie, el productor, dirigiéndose al niño y a mí.
Peter se termina el vaso de leche de un trago, da dos besos y las buenas noches a sus padres y viene hasta mí para ofrecerme su mano. ¿Cree que tengo miedo? En silencio me lleva hasta su guarida, como él lo llama, y me deja curiosear. Esquivo los juguetes del suelo hasta llegar al armario, y rozo las puertas con mis dedos.
– No abras –me ordena con una seriedad un tanto rara.
– ¿Por qué?
– No le gusta que lo miren.
Puedo llamar a maquillaje para que se pueda ver guapo en pantalla.
– ¿Y cómo…?
– Ven –exije, interrumpiéndome–. Túmbate a mi lado.
Peter será un gran seductor.
Obediente me tumbo en el lado que me ha dejado y él me arropa, mirándome con esos ojos grandes y castaños.
– No me crees.
¿Me está preguntando que si creo en monstruos?
– Cuando tenía tu edad estaba segura de que debajo de mi cama había un asesino.
– ¿Y lo había?
– Estoy aquí, ¿no?
El niño ríe y luego quedamos en silencio por un rato, mirando el armario, como esperando algún movimiento.
– Sé que yo no debería creer en monstruos, ya soy mayor, pero te prometo que él es real.
Asentí. Charlie creía que era real. De no ser el caso no estaríamos aquí. También es cierto que el productor es peor que el niño. En anteriores programas, ya habíamos ido a buscar fantasmas a una antigua cárcel (no había o estaban bien escondidos), estuvimos en el bosque para cazar a un hombre lobo o un chupacabras (cazamos un ciervo), y quisimos filmar un ovni (grabamos cinco horas de un cielo precioso).
Pregunto a Peter por su monstruo. Me dice que ya lleva mucho tiempo con él, que por eso ya no le tiene miedo, que normalmente es inofensivo, que solo lo observa mientras duerme, y a veces lo toca, hasta que él se despierta y entonces vuelve al armario. Lo de normalmente no me convence…
— Hace dos años me hizo esto.
Se incorpora en la cama y se levanta la parte de arriba del pijama. Me enseña la cicatriz de cinco arañazos, que bien podrían ser de una mano tan ancha con su espalda o un rastrillo.
— Tuvo que dolerte mucho –digo conteniéndome por seguir con la grabación y no ir a por esos padres monstruosos.
— No. Ni si quiera me enteré.
Y encima lo drogaron.
Un bostezo me sacó de mis planes de ir a asuntos sociales y denunciar. Ya ha pasado la hora de dormir de Peter y se refleja en su ojos enrojecidos y sus párpados casi caídos. Después de desearnos buenas noches apago la luz. No tengo intención de dormirme, estoy demasiado cabreada, pero Charlie me prohibió salir de aquí hasta que amaneciera un nuevo día. La respiración tranquila de Peter me relaja y al final… Alguien me toca la espalda, abro los ojos de golpe, aterrorizada por encontrarme al monstruo, pero solo es Peter. Ya es de día.
– ¿Has dormido bien? –me pregunta.
– Muy bien, ¿y tú?
– Regular. ¿No escuchaste los ruidos?
Si está tratando de asustarme, lo está consiguiendo.
– Serían mis compañeros.
El niño asiente poco convencido.
Salimos de la habitación de la mano. Esta vez se la doy yo porque me da pánico el silencio que hay en toda la casa. Peter se detiene. Miro para ver cuál es el problema y veo un enorme arañazo en la pared, como el que tenía él en la espalda.
– Será mejor que te quedes aquí.
– No.
– Sí.
– No.
– ¡Vuelve a la habitación!
Me hace caso y corre. Yo me armo con un jarrón, pues no tengo nada mejor a mano. Éste se rompe en mil pedazos a ver la escena que me paraliza. Todos están muertos. La mano de Charlie todavía agarrada a la tablet, pero separada de su brazo y éste de su cuerpo. La sangre cubre todas las pantallas y paredes. Oigo a Peter acercándose y me obligo a moverme. Le detengo antes de que quede traumatizado de por vida.
– ¿Mis padres también están muertos? –Juraría haber visto la cabeza de su madre debajo de la mesa, por lo que asiento–. Ya os dije que no le gusta que lo miren.

eyes-730749_1280

Anuncios

53 comentarios en “Lo desconocido

  1. espeluznante relato… joder!!! que barbaridad.
    Ya perdonarás mi ignorancia pero quién ha sido? el monstruo, el niño o tu? y por otro lado, sea quién haya sido, podía haber dejado todo recogido y lavado después de la faena que no sabes lo mal que sale la sangre una vez se seca.

    Le gusta a 3 personas

  2. Enhorabuena, ya veo que tu interés literario, es inigualable.
    Ahora , empezar ya con la filmación de tus historias, ya es denasiado.
    Pronto te vemos en el sálvame de lux, rodeada de famosos, y supercotizada. Espero que antes me firmes unoa autografos, no vaya a ser que luego me los quieras cobrar.
    Menos mal que no lo he leído de noche, tendria que haber dormido con un par de cuchillos bajo la almohada.

    Le gusta a 1 persona

    • Por un lado me da bastante grima imaginarme en el sálvame, pero, oye, si gano un buen dinero, empiezo a hablar como Belén Esteban si es necesario, ¿me entiendes?
      Ahora mismo me hago unas fotos y te las entrego firmadas, que seguro que me vuelvo una asquerosa, pero como de momento no lo soy, te voy a ofrecer un sabio consejo: Si vas a esconder tus armas debajo de la almohada, es mejor que no sean afiladas, o que tengan funda. Te recomiendo un bate.

      Le gusta a 1 persona

  3. Acabas de distruir el mito “Peter pan”.
    Dicho sea de paso, más que un mito, es una deformacion de la personalidad. Vamos, caso de psicologo,
    Bien es cierto, que no hay que dejar morir, al niño, que llevamos dentro, la ilusión, naturalidad, ….. Pero cuando una persona, no supera esta fase, se convierte en un problema.
    Hay nuchos adultos con síndrome de Peter pan.
    FIN, ACABÉ

    Le gusta a 1 persona

    • Me encanta que ” no entiendo”. Me siento mucho mejor. No es un cambio de casa, más bien de estilo.refresca tu memoria, retrocede a ayer.
      Gracias por los autógrafos, cuando te vuelvas ” la reina del pueblo” (espero que no, francamente), podré hacer negocio con ellos, y venderlos, por un buen precio. Así que, por fa, se generosa, y firmame bastantes.

      Me gusta

    • Sabía a lo que te referías. Así que esta vez, el “no entiendo” era un poco fingido, aunque en parte no te entendía.
      ¿Te valen con cincuenta autógrafos? Es que ya me duele la mano. Creo que me la he fracturado, así que no creo que pueda ayudarte cuando sea la mudanza.

      Me gusta

  4. Una historia muy bien contada y con eficacia, poniendo el foco en la espalda y los arañazos del niño, llevándonos de lo desconocido a los padres para concluir con las veladas advertencias que hay en todo mensaje: “no le gusta que lo miren”, “normalmente”. Muy bueno.

    Le gusta a 1 persona

  5. He leído tu historia. No sabia que iba a leer y que casualidad… Estaba ( estoy) en el sofá de mi salón a oscuras. Sin otra iluminación que la del iPhone desde el que suelo leerte. Ningún ruido. Mis vecinos deben estar compinchados contigo y guardaban silencio. El estómago vacío. Pensaba cenar después de leerte. ….
    … Y lo que es peor… Quería escribir algo sexy en mi blog para mi próxima entrada. Pero ahora… Ahora…. Muerto de miedo…. Con la sexualidad “encogida” ante tan terrorífico relato… ¿Que saldrá de mi?
    Eres culpable de mi asexualidad esta noche.
    Eres culpable…. Por lo bien que escribes. Por ser genial sobretodo cuando te da por acojonarnos.
    Culpable por tener talento.
    Besos de un fan.

    Le gusta a 1 persona

  6. Pingback: Pensando en la oscuridad | Historias tras tu DNI

  7. Casi hoy en dia, los adultos que sufren de síndrome de peter pan, serán los más felices!!!!!!
    El asimilar la epoca historica, que estamos viviendo, con sus injusticias, abusos, asesinatos, desfalcos…… y demás, es dificil para la razón.

    Me gusta

    • Supongo que es más difícil ahora poder ser un Peter Pan, pero, oye, lo que vale la pena siempre es más complicado, y si para serlo hay que vivir en mundos imaginarios a mí no me parece mal.

      Me gusta

Piensa conmigo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s