Historias del abuelo

 INT. COMEDOR – NOCHE
 ABUELO (68) está sentado en un sillón raído en la penumbra, con un vaso
en la mano. NIETO 1 (6), NIETO 2 (8)y NIETO 3 (9) esperan sentados a que
hable, mirándolo con interés desde la alfombra del suelo.

                 ABUELO
              (taciturno)
 ¿Recordáis lo que os conté la pasada noche?

                 NIETO 1
 ¡Sí!

                 NIETO 3
 Mentira. Te quedaste dormido.

                 NIETO 1
 No.

                 NIETO 2
 ¡Anda que no! Si hoy tienes sueño, deberías irte a la cama para que
no tengamos que soportar tus ronquidos.

 Nieto 2 y 3 ríen, mientras en la cara de Nieto 1 se refleja una mueca
de rabia.

                 ABUELO
 Haya paz. Después de todo ese es el cometido de mis historias, que
durmáis y penséis. Hoy quiero hablaros de aquellas tardes de primavera,
de ese verdor que cubría cada rincón...

 EXT. VERDE LADERA – DÍA
 Dos niños, uno rubio, ABUELO (10), y uno moreno, CARLOS (11), corren uno 
tras otro.

                 ABUELO
 ¿A que no me pillas?

                 CARLOS
 Espérame.

La carrera continúa.

                 ABUELO (V.O)
 Carlos y yo éramos casi como hermanos. Nos llevábamos mejor que vosotros
tres. Cada tarde nos escapábamos de casa para ir al arroyo para ir a cazar 
ranas.

 Carlos y Abuelo detienen su carrera al llegar a la orilla donde amenazan 
con tirarse al agua.

                 NIETO 1 (V.O)
 ¿Qué es un arroyo?

 INT. SALÓN – NOCHE
 Abuelo suspira.

                 ABUELO
 Un arroyo es como un riachuelo

                 NIETO 2
 ¿Y qué es un riachuelo?

                 ABUELO
            (entristecido)
 La pregunta correcta sería: ¿qué era?

                 NIETO 3
 ¿Agua?

                 ABUELO
               (colérico)
 ¡Exacto! ¡Agua! ¡Agua! ¡Solo agua!

 Abuelo se levanta del sillón con un crujido de espalda y lanza el vaso
que aún sujetaba contra la pared. Empieza a andar de un lado a otro para
intentar calmarse, lográndolo solo un poco.

                 ABUELO
 Siento lástima por vosotros. Nunca conoceréis su sabor, solo conoceréis
el del pis que recicláis. ¿Esto es vida? No sabréis lo que era ducharse
o darse un baño en el agua fresca de una playa o una piscina. Menuda 
guarrada. No tenéis ni idea de lo que era un río, un lago, un p*** 
riachuelo. ¿Os suena la palabra manantial? Noooo, claro que no.

 Se sienta en el sillón de nuevo y se masajea la sién.

                 NIETO 2
           (algo acobardado)
 ¿Estás bien, yayo?

                 ABUELO
 ¿Y vosotros los estáis?

                 NIETO 3
 Lo estamos.

 Abuelo vuelve a suspirar y cierra los ojos.

                 ABUELO
 Claro, porque no conocéis otra cosa. Así es el mundo y lo aceptáis,
parajes desiertos, altas temperaturas y tecnología. Por favor, disculpad
al abuelo que se va a ir a dormir con la esperanza de despertar con menos
culpabilidad.

 Los tres niños se levantan sin rechistar y se dirigen a la puerta, donde se
detienen un instante para observarlo.

                 NIETO 1
 El abuelo es divertido porque está loco.

ground-753070_1280
Anuncios

31 comentarios en “Historias del abuelo

  1. Qué triste verdad. A este ritmo, será lo que nos espere. Sequía, el agua será un bien que sólo los ricos podrán permitirse… Me siento como si fuera ese abuelo. Espero que nunca llegue ese momento. Gran entrada. Has vuelto con fuerza, como siempre. Estremecedor el mensaje. Orgulloso de que vuelvas a estar por aquí.

    Le gusta a 2 personas

  2. Si hiciéramos caso a nuestros abuelos y escucháramos sus historias, cuantas cosas seguramente no se habrían perdido en el olvido. Y cuantos errores no se hubieran cometido por desconocimiento.
    Siempre me he sentido un gran respeto por mis mayores y he intentado escuchar cuando me hablaban, pero como todos no siempre con la debida atención, cosa que muchas veces lamento. Un abrazo querida amiga.

    Le gusta a 2 personas

  3. Pues con sus pequeñas variantes, así era. Estos días toda la comarca de Ferrolterrra está sin agua potable al parecer por un elemento tóxico encontrado en las depuradoras. El agua embotellada se ha agotado. Han dicho las autoridades que las aguas no son aptas para el consumo, el aseo, la cocina: se tendrán que beber el pis. Esta es una historia real y terrible; la tuya es entrañable y aleccionadora.
    Abrazos.

    Le gusta a 1 persona

  4. Precioso en la forma pero desolador en el fondo pero como todo, tiene dos caras: la otra es que me han entrado una ganas locas de disfrutar de los preciosos riachuelos, manatiales y cascadas que todavía tenemos a nuestra disposición bien cerca, para nuestro uso pero no abuso y esperemos que también para nuestros nietos si tomamos conciencia y actuamos correctamente. Gracias, Henar, por el relato y por la lección implícita.

    Para Chus: imagino que te gustaría presentarles al otro Carlos, el de los calzones largos, no es así?

    Le gusta a 1 persona

  5. es lo que tiene el cambio generacional, nos cuentan cosas, que parece de la época de los dinosaurios.
    pero este verano de seguir así, se nos va a secar hasta las playas.
    haber como explicamos al abuelo, lo del calentamiento global, la capa de ozono,.. para que nos entienda, y entendamos nosotros la suerte que han tenido, de disfrutar del agua , ese agua pura y cristalina, con sus cangrejos y peces. Claro que entonces no tenían en casa grifos para abrir , y derrochar el agua.

    Me gusta

Piensa conmigo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s