Un día de negocios

Un hombre, de cuyo nombre no logro acordarme, se sentó en una mesa de una terraza en una cafetería, cuyo nombre tampoco recuerdo. Pero vamos a llamarlo Manolo, al hombre claro, a la cafetería no se me antoja darle nombre. Manolo pidió una cerveza y el periódico. Estuvo ensimismado durante un rato con el pésimo panorama mundial, hasta que dos mujeres tomaron asiento en la mesa colindante. No le llamaron la atención por ser dos mujeres despampanantes, aunque la rubia… Hubo algo en la rubia que se le hizo familiar y no pudo evitar pegar la oreja, el muy cotilla.
– ¿Qué te pasa hoy, Pilarica? ¡Con lo que tú hablas! ¿Ya andas a vueltas otra vez con tu perro?
– Ya sabes que debe de ser la época de celo.
Manolo estuvo a punto de dejar de escuchar. Las conversaciones acerca de perros siempre le parecieron un aburrimiento.
– ¿Y qué ha pasado ahora? Tienes que contármelo.
– No quiero hablar de ello –responde con tono indeciso la rubia.
– ¿Has vuelto a descubrir un correo cariñoso?
Los perros no reciben correo, pensó Manolo.
– Ojalá, Vicenta, ojalá.
– ¡Cómo te gusta hacerte de rogar! Venga, canta. ¿Lo descubriste en la cama con otra?
– ¿Te crees que estaría aquí, si se hubiera dado el caso? Estaría con los abogados.
– ¿Entonces?
– ¿Recuerdas lo que te dije de que iba a contratar un detective?
– Sí. ¿Lo hiciste?
– Lo hice. Le pagué un dineral a aquel hombre. El primer día me trajo una foto del perro en un hotel. Creí que merecería la pena y descubriría a ese infiel, pero los días siguientes no me trajo prueba alguna.
– Ay, Piluca, pinta mal. Seguro que tu perro lo descubrió y lo sobornó.
– Eso pensé yo.
– ¿Y qué vas a hacer ahora?
– No sé. Pero no puedo seguir durmiendo es esa cama.
– Puedes venirte unos días a casa.
– Eso no es solución. Mira, Vicenta, prométeme que no se lo dirás a nadie.
– Te lo juro por lo que más quiero, mis cachorros.
– Verás… He conocido a alguien.
– ¿Se la pegas al perro?
– ¡¡No!! El único infiel es él.
– Perdona. Pero ya sabes que siempre te digo que se la devuelvas para que sepa qué se siente.
– Lo que le voy a hacer también se lo merece.
– Pili, Pili… ¿Qué le vas a hacer a Juanjo?
Al escuchar ese nombre Manolo dio un brinco en la silla. Él conocía a un Juanjo, más conocido como El Tenorio en la oficina. Lo que no fue capaz de recordar es si ese Juanjo tenía una mujer, si ésta se llamaba Pilar y si era rubia. Decidió seguir escuchando antes de llamar al compañero y avisarle de los planes de su mujer.
– Ay, Vicen, no quiero hacerte cómplice.
– ¿Vas a encargar que se lo carguen?
– Todavía lo estoy pensando. He quedado ahora con los asesinos para conocerlos.
– ¡¡Has perdido la cabeza!! Yo hablaba de broma. No quiero saber más, bueno, sí, quiero. ¿Dónde los encontraste, en las páginas amarillas? ¿Crees que son de fiar? A ver si vas a acabar tú muerta…
– Si quieres acompañarme…
– ¡Estás loca! Sí, has perdido la cabeza. ¿Quieres que te acompañe?
– ¿Porfa?
– Dime que no hay peligro de que nos maten e iré porque nunca he conocido a nadie que haya usado sus manos para estrangular y ya sabes que soy bastante curiosa.
Manolo no terminó de dar crédito a lo que escucharon sus oídos. Él era también bastante curioso y no podía quedar sin enterarse de cómo continuaba la historia. Si de verdad esas dos mujeres iban a encontrarse con unos asesinos para planear el asesinato de uno de sus compañeros de trabajo, él tenía que presenciarlo. Se levantó detrás de ellas y se colocó una gafas de sol. Se sentía como si formara parte de una película. Iba a grabar el encuentro, se haría famoso y también sacaría a unos criminales de las calles, claro, eso importaba porque lo convertiría en un héroe.
– Pues te van a caer bien, yo creo –dijo Pili–. Estuve hablando una hora con ellos por teléfono y me parecieron encantadores.
– ¿Los asesinos son encantadores?
– Estos sí. Aunque Chus más que Henar.
Las dos mujeres entraron en el bar donde quedaron con nosotros. Manolo dudó si se estaba metiendo en la boca del lobo, pero sacó fuerza de voluntad y las siguió. Chus y yo llegamos después y nos dirigimos a las dos mujeres.
– Espero que no les moleste que haya traído una amiga. Es que estoy bastante nerviosa –se excusó Pilar.
No era la primera vez que nos pasaba. Le dices a cualquiera que somos asesinos y ya se cree que lo hacemos por gusto y a cada oportunidad que tenemos, y no se equivocan, pero como diría mi socio: lo primero son los negocios, y Pilar no nos había caído mal.
Hablamos durante un rato de los precios y de las posibilidades que damos de pago, y la convenció bastante. Pronto pasamos al tema interesante, el método. Esta vez no utilizaríamos los nunchakus, ni la katana, aunque bromeamos un rato con que lo mismo sobraba con que usara el filo para cortarle esas partes que tanto usaba. Al final Pilar se decantó porque pareciera un accidente, nos dio el adelanto en efectivo, como a nosotros nos gusta, y se fue con una sonrisa. Nos encanta hacer felices a la gente.
Chus se acercó a la barra a pedir una cerveza y olió el miedo en el tipo que en ese instante tenía al lado, Manolo.
– Camarero, póngale una cerveza a mi amigo.
– No, gracias, debo volver a casa.
Chus sonrió. (Se le da de lujo fingir amabilidad.)
– Como quieras.
Manolo se sintió a salvo cuando salió del bar y empezó a caminar muy deprisa hasta alcanzar una distancia prudencial. No se percató de que lo seguíamos, igual que tampoco se percató de que llevábamos haciéndolo desde la cafetería.

shadows-296004_1280

Anuncios

71 pensamientos en “Un día de negocios

    • Sí tejas rojas, tú dales promoción que verás…
      Chus es una culebrilla que te ronda y se desliza hasta estrecharte en su mortal abrazo.
      Y Henar…
      Esta utiliza otra estrategia. Te mira y te atonta, directamente.
      Para cuando quieres darte cuenta que la maga es bruja,
      ya es demasiado tarde, te ha embrujado. Y lo que pueda hacer después no quiero ni imaginarlo… (bueno, una parte de mí si quiere)
      Así que tejas rojas, cuídate de estos elementos,
      pero eso sí, no dejes de quererles.

      Le gusta a 3 personas

    • Aparecemos en la sección de limpieza. Es una tapadera. Luego no contéis con que vayamos a limpiar el estropicio.

      Lottar, tú ya nos has contratado, ¿no? Sabes demasiado de nuestro modus operandi. Por lo que veo creamos bastante espectación. Quizá por un módico precio puedas acompañarnos a alguno de nuestros encargos.

      Le gusta a 2 personas

  1. Por fin has confesado!!!!!!!?????……

    Mucho relato, mucha imaginación, y resulta que estás escribiendo tu biografía.
    No se donde meterme para que no me encuentres.
    Ten en cuenta, que los comentarios a tus entradas, eran para amenizar el bloc, y darle un poco de morbo.

    Le gusta a 1 persona

    • Tranquila mar bel, al menos ya se han delatado
      y sabemos como se las gastan.
      Chus ya sabía yo que era un bicho muy serio, y de Henar…
      Joder! Es que cuanto más bruja es más me gusta!
      Pero no he de caer en cantos de sirenas.
      Mar bel, estemos atentos a los acontecimientos
      y no les perdamos de vista.
      Quiza… No, es una idea muy loca… Pero…
      Oye, no nos estarán a todos agrupando aquí
      como Agatha Christie los reunió en una isla para…
      No, Verdad?

      Le gusta a 2 personas

    • Tra..quuiiii … laaaaaa?
      Sii8iiiii. Nooooo te preocupes ssssssss..

      No se atreverán, tememos su confesión y pruebas

      Quizas estemos mentalmente como ellos? . Nos han ido abduciendo poco poco. Su técnica, es lenta, pero seguro.
      Nos ha convertido en los malos, malasombra.

      Le gusta a 1 persona

    • Puede que chus, y la sirena encantada, no tengan dn cuenta, ; el grupo de salidos, que han creado.
      El que rie el último rie mejor! !!!!!! Ja, ja, jasss

      Le gusta a 1 persona

    • Creo que ha llegado el momento de decir cuál es el motivo de que os tengamos aquí reunidos. ¡¡Estamos buscando al asesino!! Esperad, esos somos Chus y yo. La verdad es que posiblemente acabemos convirtiéndoos en nuestros locayos para enseñaros el oficio y que trabajéis por nosotros. Algún día seremos una mafia.

      Le gusta a 1 persona

    • Tanto como lacayos?.no menosprecieis, nuestras gabilidades… quizás como socios? . Habria acuerdo, no pretendereis, endorsarnos el trabajo sucio ,verdad?. Y vosotros vivir como heroes!!!!!!!!

      Le gusta a 1 persona

    • Como sigas así, en modo revolucionario, tendremos que degradarte a becaria de por vida. ¿Es lo que quieres? No, supongo que no. Si tienes paciencia y trabajas algún día, quizás, te hagamos socia.

      Me gusta

  2. Sí, tranquila mar bel, ahora no debemos ponernos nerviosos.
    esto es una trama perfectamente urdida por Henar y Chus
    Henar es el cerebro, es astuta, sibilina, manejanta y enreda a base de bien
    y muy muy maquiavélica…
    Chus es su veneno, el brazo ejecutor, el cómplice inevitable.
    Nos tienen aquí reunidos, atrapados…¿Para qué?… Habremos de descubrirlo chic@s, y permanecer alerta…

    Le gusta a 2 personas

  3. Da igual que grites mar bel, estamos aquí atrapados, nadie nos escucha…
    bueno, Henar y Chus sí, tienen micrófonos instalados,
    saben todo cuanto hablamos…
    quizá deberíamos crear una especie de clave para comunicarnos entre nosotros
    cuando no queramos que los depravados Henar y Chus nos comprendan.

    Le gusta a 1 persona

  4. Henar, aquí se está creando algo… incierto…pero altamente atrayente y estimulante.
    Quizá algún día preguntemos:
    ¿Dónde estabas tú el 18 de agosto de 2015 por la tarde?
    Los que estamos aquí, hoy, en esta isla… somos unos pioneros!

    Le gusta a 1 persona

  5. Te aclaro Henar que no estoy viendo el picchu a unmachu.
    ya que machu es vieja y picchu es montaña. Entiendo tu error ya que no hablas el idioma de los incas. Lo tuyo era solo maldad.
    muy bueno el cuento. Y por cierto, hacen trabajos en el extranjero? Este no es un perro pero es un lobo que molesta bastante.

    Le gusta a 1 persona

Piensa conmigo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s