Entrevista mortal

Hoy, en Pensando en la Oscuridad, tenemos el honor y el placer de contar con Bruno Belmonte Ríos, escritor de la novela “Practicando sexo con la muerte”. Buenas noches, Bruno. Si me lo permites voy a tutearte porque ya he imaginado esta conversación antes. Seguro que no te percatas de lo impactante que me resulta tenerte delante.
Buenas noches. Lo cierto es que sí me percato porque te veo la cara, pero suele sucederos a todos los fans. Y claro, puedes tutearme.
De ese tema quería hablarte. Debe haber sido un cambio de vida bastante brusco. Antes no te conocía nadie y ahora…
Sí, ahora me persiguen hombres y mujeres por la calle, como tú has hecho. Te diría que llegas a acostumbrarte, pero es mentira. Sois insoportables.
Sé que no quieres estar aquí, pero me prometiste media hora de tu vida, así que…
Pregunta.
Oye, tranquilo, sin meter presión, ¿eh? Como antigua fan, que ya no lo soy porque me estás resultando un poco borde, me cuesta reconocer que he leído tu libro cuatro veces, y más todavía concebir que esté basado en hechos reales como has afirmado en otras entrevistas.
Entiendo que pueda parecer surrealista que la muerte llame al timbre de tu casa, tal y como cuenten las leyendas, vestida con una túnica negra, encapuchada y con guadaña incluída. Te voy a contar algo que no he contado antes para recuperar tu admiración, tuve miedo, pensé que los de la secta me habían encontrado, pero ellos no habrían llamado tan amablemente, ni hubieran esperado a que yo abriera.
¿Estuviste en una secta?
Eso es otra historia y no he venido a hablar de eso.
Vale, relájate. Así no vas por buen camino para recuperarme. Bien, entonces se te presenta la muerte y ¿qué ocurre?
Ya lo sabes. Has leído el libro.
Ya… Em… Se me están quitando un poco las ganas de seguir con esto. Te diré algo que puede que no te hayan dicho: serás un superventas pero no todo el mundo conoce tu novela.
Tienes razón, perdona. Me di cuenta de lo que era cuando miré sus ojos profundos. Ella me invitó a que la siguiera con el movimiento de su dedo índice. No supe si tenía elección, pero consideré que no por aquello de que nadie puede escapar de la muerte.
Oh, sí, sí… Me encanta la parte en la que pasas al otro lado y ella se descubre y con pena te dice que morirás en tres meses y que pasarás a formar parte de ese mundo de tinieblas.
¿Ah, sí? ¿Te gustaría saber cuándo vas a morir y lo que te espera al otro lado?
Soy yo la que debe hacer las preguntas.
Pues hazlas.
¿Eres idiota? Toma, ahí tienes una pregunta.
No, no soy idiota, soy un gran escritor, capaz de ver la belleza en la muerte. Por eso cuando recibí la noticia de que moriría, no me importó, porque no podía pensar en otra cosa que en ella, y en recorrer cada centímetro de su blanca piel y tan delicada como la misma porcelana. En ese instante me propuse conquistarla.
Un poquito pretencioso, por cierto, creer que tendrías alguna oportunidad con ella.
¿Tú crees? A ti ya te había conquistado sin conocerme.
Pero te he conocido y me pareces imbécil. ¿Tan tonta es la muerte que no se dio cuenta?
No se te ocurra insultarla.
¿Por qué? ¿Le dirás que venga a por mí? Mira cómo tiemblo. Recuerda que he leído el libro y sé que al final después de todo el rollo del cortejo y del fantástico sexo decide que no quiere volver a verte porque su contacto te está matando. Ahora pienso que no fue tan fantástico y se inventó esa excusa.
No necesito de la muerte para amenazarte, niñata irrespetuosa. Ha llegado tu hora.
Oye, tú, no, no hagas eso. Estaba bromeando. Guarda la pistola, anda, que te vas a hacer daño, o peor, me lo vas a hacer a mí. Quita… Suelta…
¡Pum!
Ya solo queda despedir la entrevista y afirmar que la historia era verídica. Bruno Belmonte Ríos ha muerto a los tres meses después del anuncio. Estaba escrito. No ha sido mi culpa que el arma se disparara mientras forcejeábamos. Son cosas que pasan.

skull-782385_1280

Anuncios

125 pensamientos en “Entrevista mortal

  1. Bordes hay muchos, de hecho te encuentras con uno cada vez que giras la calle, pero él no creo que sea especialmente borde, creo que es más bien imbécil como dices. ¿”Se disparo”?… Cruel e imprevisible fatalidad… Esas cosas a veces pasan, no es “culpa” de nadie. Pero mi pregunta es: Cuando el “arma” se disparó, cuál de los dos tenía el dedo en el gatillo? Por cierto Henar, una curiosidad biensana, cuál es el primer libro?
    Me ha encantado lo que he leído y mucho, y eso no me gusta, adicciones las justas. No quiero tener que echar de menos tus letras cuando nos privas de ellas. 😉

    Le gusta a 1 persona

    • Todo fue muy rápido, todavía sigo en shock y cuando trato de recordar solo me viene la imagen de los sesos esparcidos en la pared, que por cierto siguen ahí porque creo que forman un cuadro espectacular… Lo que quiero decir es que no sé quién tenía el dedo dónde.

      Le gusta a 1 persona

    • Me hago cargo de lo mal que lo debes estar pasando aún, pobrecita. Interesante el asunto de los dedos.
      Besta me dijo el otro día que iba a cenar sesos (con s) , de haberlo sabido podrías haber reciclado parte del estropicio. 😉

      Le gusta a 1 persona

    • Sí, es una buena forma. Mi habilidad para inspirar sigue intacta, bien.
      Henar, “tener presente” al salvaje es ver una cosa con muchos pelos, no sé si ti iba a gustar… Aunque bueno, quizá sí.
      Y añado, voy a pedir una comisión de investigación en los comentarios, porque no me parece nada clara la versión que califica a este “incidente” como “accidental”. Detrás de toda esta entrevistas hay asuntos muy turbios. 😉

      Le gusta a 1 persona

    • Estamos en una ciudad sin ley, amigo, y los que investigan acaban mal, de repente dejan de publicar y no se vuelve a saber nada más de ellos. ¿Se los comió la bestia? Quién sabe… Pero podría ser.

      Me gusta

    • Que esto es una ciudad sin ley me di cuenta pronto. Supongo que eso me “obligó” a colocarme yo también fuera de la ley… y descubrí que mola y que sobre todo, me convertía también en alguien “peligroso”. Es lo que tienen las Lunas, que tienen dos… ases en la manga… 😉

      Le gusta a 1 persona

    • Si es que lo mío son los entrecomillados… sobre todo para la gente “inteligente” (ejemplo cojonudo de entrecomillado) que es capaz de descifrarlos. Por supuesto, para la Maestra del “hablar entre líneas” esto es algo que sabe muy bien manejar. Supongo que es uno de tus encantos. Miedo?… Pues claro, algo hay, pero en eso está la gracia. Es como una sesión de BDSM en el que no te “acojone” un poquillo eso de estar atad@ y a merced. Algo así, más o menos… 😀 😀 😀 😛
      Reconozco que los días son algo diferentes cuando publicas, es algo parecido a esas tardes de bochorno en las que nubes negrísimas traen viento y truenos en una maravillosa tormenta. Y después del “torbellino” todo está más fresco y claro. 😉

      Le gusta a 1 persona

  2. Chus cariño (suena música de ironía levemente tenebrosa…)
    tus cacareos levemente extemporáneos a la par que improductivos,
    no te van a servir de parapeto contra la lluvia de “balazos” que te espera…
    Vas a necesitar más que ese corsé que llevas y que sólo te quitas para dormir, como las jodidas zapatillitas de araña. 😉 Mi Maestra me enseñó que si amenazas has de hacer primero al menos un corte. Y creo en mi Maestra. Así que aquí tienes el mío… un precioso y elegante corte de mangas. _P Feliz martes sin abrazos, ni separaos ni ná. 😉

    Le gusta a 2 personas

  3. Y en cuanto a ti Henar… No quiero culparte a ti, si no a tus depravadas intenciones, esas que te “obligan” (por supuesto sin tú quererlo) a maquinar contra quien posiblemente no debes. Como te considero inteligente sé que pensarás en la oscuridad acerca de todo esto y acabarás dándote cuenta que no se debe uno embarcar en una guerra que no puede ganar. Y todo esto te lo digo por el sincero aprecio que sabes que te tengo. 😉 Como ya le he deseado antes al del ojo, feliz martes a ti también, pero a ti con abrazo. 😛

    Le gusta a 1 persona

    • Inculpable de naturaleza soy, lo sé, por muchas guerras que empiece. ¿O la empezaste tú? Debes comprender que yo no disfruto con esto (mentira), pero me debo al honor de haber combatido al lado de Chus durante más tiempo. No me hagas elegir o perderás. Lo dejo en tus manos… sin abrazos de momento, ni felices martes.

      Le gusta a 2 personas

    • Tendré que mirar tu dossier para acordarme de quién la empezó. Yo tampoco disfruto con esto Henar (estoy mintiendo como un bellaco desorejado) pero mientras dure este “bienentendido” es lo que hay.
      Elegir? Yo haré que no tengas que elegir… Pero eso será más adelante.
      ¿te apetece un café? 😉 😛 (lo de la lengua es por tu no-abrazo) Fuiste prudente, porque quizá, y sólo quizá, mi abrazo era como tu entrevista…

      Le gusta a 1 persona

    • ¿Yo también tengo? Qué ilusión. Me pregunto si has descubierto ya si uso zapatillas de estar por casa…

      Sigamos con tu aprendizaje.
      Lección 3: Debes aprender a ganarte la confianza de tu enemigo. Esos faroles de “puedes” y “quizás” hace que nadie se fíe de tu palabra ni quiera tomar un café contigo.

      Le gusta a 1 persona

    • De memoria no lo sé, hubo un tiempo en el que ganaste bastantes, pero últimamente estás siendo una niña demasiado buena y tu encanto se resiente. Pero sigo confiando en ti.
      No, definitivamente de memoria no recuerdo cuántos puntos te quedan, pero lo consultaré en tu dossier.

      Le gusta a 1 persona

    • Me apetece ahora explayarme un poquito contigo, me has pillado de buenas…
      Últimamente has errado algunos tiros, y como yo sé de tu pericia lo achacaré a que tu “arma” no está bien reglada. Así que, pídele a tu lacayo que te revise bien gatillo, punto de mira y percutor. Si disparas has al menos blanco aunque no mates, un poco de sangre siempre ayuda a “convencer” ( del libro de Henar “consejos a un principiante”)
      Sigamos.
      No tengo ninguna duda que la bestia se “moriría” por arrodillarse ante tus pies, lamer tus zapatos y recibir tus seguramente perversos y dulces latigazos, pero resulta que después de los tres puntos que has perdido antes, no llegas al mínimo necesario para que yo deseé que alguien me de latigazos.
      Y no necesito las 82 sombras y media de Chus para afectarme, ya me afecta él lo suficiente sin sus sombras.
      Un último abrazo.

      Le gusta a 1 persona

    • ¿De qué me hablas, si todavía ni he desenfundado? Sigo pensando que contra ti no vale la pena desperdiciar balas.

      ¿He vuelto a ganar puntos al ser cruel contigo? Dime que sí, que me he comprado un látigo y quiero estrenarlo. O se lo puedo prestar a Chus, si prefieres.

      Le gusta a 1 persona

    • Uhmm… Crueldad y un látigo nuevo… Creo que te devolveré un punto por la crueldad (si hubieras llegado al sadismo ´serían 2) y otro punto por comprarte el látigo nuevo. Ya sólo te queda uno por recuperar de los tres que perdiste.
      A Chus no, mi carne no está hecha para su abotargado paladar.
      Un solo punto nena.
      Tu verás. 😉

      Le gusta a 1 persona

    • Lo siento, ya he perdido el interés. Buscaré a otro que no disfrute tanto de las heridas que le infrinjo. Ahora me apetece alguien que suplique para que me detenga, que chille. ¿Hay algo más melodioso que el sonido de los gritos?

      Le gusta a 1 persona

    • Sí, hay algo más melodioso que el sonido de los gritos, pero aún no lo conoces… paciencia.
      Y sí, es mejor así, si esperabas alguien que te sollozase y te suplicase, evidentemente no soy yo. Así que búscate ese lacayo chillón. Los encontrarás a miles, pero te aburrirás pronto. Es mucho más “melodioso” ese grito que no acaba de salir por más que intentas provocarlo y que te obliga a seguir sometiendo a tu “víctima”. La espera de ese grito que intuyes tarde o temprano ha de salir, es infinitamente más placentero y sexy. 😉

      Le gusta a 1 persona

    • Ya me vas entendiendo… Es que tengo algo de prisa porque esta noche me espera una cita importante, así que cualquiera me vale. Te reservo otro día, en el que tenga más tiempo para recrearme en tu sufrimiento. Lo más seguro es que al final no te disfrute tanto, pero, bueno, los mercenarios también tenemos esperanzas.

      Me gusta

  4. Pues si no te lo quitas es que algo ocultas en él que no quieres que se descubra… eso también lo investigaré convenientemente. De echo mira, me acabas de inspirar para una nueva serie de relatos, el de un detective que en uno de sus casos se encuentra con un tipejo bastante indeseable que le obliga a librar una dura batalla relatada a través de varios capítulos. Gracias Muso! Te has ganado el abrazo que antes no quise darte, pero muy separao, a ser posible a 30 jodidas millas de distancia. 😛

    Le gusta a 2 personas

  5. Y todo eso lo hiciste en la media hora, que te dio para la entrevista ?
    Vamos mejorando, como te cunde el tiempo……
    Claro, me imagino, que los primeros 29 minutos, los dedicaste a la parte oral, los 3 segundos a la instrumental y los otros 57 segundos a recrearte tan ricamente.
    Lo que da la practica eh???????

    Le gusta a 2 personas

  6. La entrevista, desde luego, sin desperdicio. Y el remate, desde luego, le estaba pidiendo a gritos será pretencioso! !!!!!!

    Por cierto, sabes si la muerte, sólo llama a la puerta? ??????
    Estoy plof, me acaba de llegar una carta certificada, y como no twngo una margarita a mano, estoy desojando la planta más grande de mi jardín ( vaya, un arbolito centenario, en todo su esplendor) para ver si la abro o no .

    Le gusta a 1 persona

  7. Vaya club de fans que tienes querida, pensaba que el único sano era yo pero veo que estamos muchos y algunos casi tan mal como yo. Por cierto cuando vayas a entrevistarme procurare que haya una pantalla a prueba de balas entre nosotros. Más por mi que por ti.

    Le gusta a 3 personas

Piensa conmigo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s