Repitiendo condena

gift voucher(4)Hasta las tortitas y el bacon se ríen de mí. Da igual que me coma su boca o uno de sus ojos, que dibuje un gesto triste o enfadado, que no hay manera de borrar la imagen que tengo tatuada en la mente y que un día borracho me tatué en la espalda. Ya me resigné hace tiempo a comer otra cosa. Todo me sabe igual, al sinsabor de la nada. Ya no tengo platos favoritos. Mis gustos desaparecieron hace mucho. Miento, sigo guardando algo de aprecio al ardor que produce el alcohol en mi garganta y a la dama nublada que lo sigue, aquella apodada dulce inconsciencia. Es como morir por un rato.

stools-698681_1280El bar, mi antiguo bar favorito, nuestro bar, la barra y ella que se acerca. Ya lo he vivido tantas veces… Aun sin mirarla sé que me sonríe, que se bebe de un trago lo que queda en su copa, que se ajusta los pechos en ese vestido negro que remarca cada una de sus curvas y que se dispone a tocarme en la espalda para que la mire. Ojalá hubiera bebido más, ahora no tendría que volver a pasar por esto.
– ¿Puedo acompañarte en tu lento camino hacia la muerte?
Todavía me hace reír cuando usa esa frase.
– Querida, hace mucho que estoy muerto en vida.
Le encanta mi respuesta, lo sé. Me lo dicen sus labios, que se mantienen quietos, como esperando ser besados. Que esperen, porque ya no hay nada que desee por su culpa, excepto caer inconsciente.
– Sandro, haz el favor de poner una botella de tequila para llevar –le digo al camarero para solucionarlo lo antes posible.
– ¿No vas un poco deprisa? Primero deberíamos conocernos y luego ya veremos si congeniamos para ir a tu casa.
– Perdona. Soy yo el que se va. Ya te conozco, sé lo que eres, sé que congeniamos y sé lo que pasaría si vinieras a mi casa, pero paso, querida, ya estoy cansado.
Mi tristeza hace que se le bajen las bragas, no literalmente, que también sé que no lleva. Es una yonqui del desconsuelo, una adicta a las lágrimas de amargura, y necesita su chute, como siempre, como cada día, pero hoy no quiero ser su droga. Por favor, no quiero que me siga. No quiero enfadarme recordando cuando era al revés y yo la perseguía. Joder, qué gilipollas era. Me excuso diciendo que era joven e influenciable, dejándome llevar para dibujar orgasmos en la penumbra, pero no, fue culpa suya. Ella me corrompió. Ella me hizo creer que merecía felicidad y que con ella la conseguiría. Me dio alegría muchas veces para luego arrebatármela. Nunca le gustó mi sonrisa. Disfrutaba destrozándola y volviéndola a recomponer a su antojo. Sandro me lo decía. Será tu perdición. Es una bruja. ¿Cómo iba a creerle cuando yo me convencía de que era amor verdadero? Quemé muchos calendarios hasta que pude saborear su magia negra. Iba a abandonarla, tenía el billete a Francia, las maletas en las manos, y esperaba en la estación a que llegara el tren, pero ella se adelantó. Elige, la soledad eterna o yo. Debí elegirla a ella o haberme tirado a las vías, pero fui gilipollas. Soy un gilipollas condenado a revivir una y otra vez el mismo día, el día que comí unas tortitas porque es lo único que había en la cocina y que después fui al bar, el puto día que ella se cruzó en mi camino. Ya ni sé cuánto tiempo llevo en esta prisión. Después de los trescientos años perdí la cuenta. ¿Para qué contar el infinito?
Ojalá me hubiera tirado a las vías del tren. Ahora no sirve de nada que lo haga. Aquí la muerte no existe. No hay salida, lo he comprobado. He intentado cambiar el destino, he robado coches y he tratado de huir, pero da igual dónde vaya, que me tatúe unas tortitas en la espalda, a quién conozca, y conozco a la mayoría, porque todo al cumplirse las veinticuatro horas se borra, desaparece cualquier huella excepto en mi mente. Estoy harto de repetirme. No hay nada que ya no haya hecho. A decir verdad solo me falta una cosa por hacer…
– ¿Quieres pasar? –le pregunto antes de sacar las llaves del bolsillo y aunque sé que su respuesta va a ser un simple asentimiento.
Me dirijo a la cocina a coger unos vasos, pero solo cojo un cuchillo. Me excito. Hace tanto que no me sentía tan vivo… Mi corazón vuelve a acelerarse mientras me acerco y la estrecho entre mis brazos, mientras la beso y levanto el cuchillo que dejo caer con fuerza en su espalda un par de veces. Me mira primero con sorpresa, luego con una roja sonrisa que desaparece al desplomarse en el suelo. Ensucia la alfombra con su sangre, pero no importa, mañana no quedará mancha alguna y podré volver a repetirlo. De momento voy a contemplar mi obra mientras pienso en cómo de pronto mi vida ha vuelto a cobrar sentido.

Anuncios

328 comentarios en “Repitiendo condena

  1. “– Perdona. Soy yo el que se va. Ya te conozco, sé lo que eres, sé que congeniamos y sé lo que pasaría si vinieras a mi casa, pero paso, querida, ya estoy cansado.” BUENISIMOOOOOOOOOOOOOOOOOO, ME DESORINO, LO VOY A USAR SI O SI…… la próxima vez que me entre una no bestia.

    Le gusta a 3 personas

  2. Si no sintiera cierta envidia por algunos de tus textos te diría que me gustan.
    Podría ser este el caso.
    No quiero que que me sorprendas sea habitual.
    Y zanjad ya la polémica de si sábana o plástico. Chus tiene razón, como un buen plástico nada y si es negro mejor, aunque yo abogo por plástico de ese de burbujitas. Un poco de consideración con el fiambre siempre es un detalle de buen gusto.

    Le gusta a 2 personas

  3. Lottar, estás tan verde como Óscar; imagina sacar el fiambre por la noche con todo sigilo y sentir las explosiones de las burbujitas como una ametralladora.
    Sospecho que lo que buscas es que te hagan caso para que sean apresados por esa falta de discreción, piensas acaso que son tan inocentes para caer en tu trampa?

    Le gusta a 5 personas

  4. Henar, muy interesante, muy buena idea para un relato, solo queria aportar que la susodicha polémica por la sabana o el plástico no viene al caso, porque si estamos en un día que se repite continuamente y mañana volvera a suceder lo mismo que sucedió hoy, entonces ¿que importa el material a usar para dejar que alguien se desangre lentamente hasta morir?, si estuvieramos en un día “normal” con un tiempo lineal considero que lo mejor es utilizar el plástico como en la película del psicopata americano y poner un buen heavy metal de fondo para entrar en ambiente y hacer un buen trabajo. JEJEJE.

    Le gusta a 2 personas

  5. Como se os nota la práctica. Fíjate, al principio, que engorrio, deshacerse del cadáver, limpiar la alfombra de sangre, limpiar las huellas…….. ahora mucho más rápido e higienico.
    Ponemos el plástico negro, envolvemos el cadaver en él, y listo, como si fuera un regalo.
    Seguro que teneis una fosa común, para todos, porque haber, en algún sitio, habrá que meterlos. .
    No será que esas reuniones que teneis alrededor de la chimenea, para planificar la siguiente…… tiene un combustible biodegradable?. Y con las ascuas,( para no desperdiciar nada, y recrearse al máximo) preparais la barbacoa. ?
    No es mala idea, a eso se llama reciclar.

    Le gusta a 4 personas

  6. Tengo una duda. El trofeo que conservais, de cada ” aventurilla”son las bragas?.
    A mi me parece un poco arcaico ( o es que son abuelitas), pero donde esté un tanga!!!!!!!!. Donde va a parar, vamos ni comparación. …….

    Le gusta a 2 personas

  7. Si lottar, tendrá que habetr un árbitro, no? Creo que alguien tiene que poner orden en este gallinero. Chus y henar, ya son caso aparte, no hay nada que hacer por ellos. Han perdido la razón totalmente, probessssssss.

    Le gusta a 4 personas

    • ¿La víctima? A ella le da igual. No va a tener que limpiar.
      Estoy pensando en lo del hotel… Sería difícil encontrar pruebas entre la amalgama de fluidos, pero aun así no es recomendable. Siempre puede haber alguien que te reconozca, alguien que escuche detrás de las paredes de cartón…
      El basurero puede estar bien, pero da un poco de asquete, ¿no? Y puedes pillar algo. No, no me gusta.

      Le gusta a 2 personas

    • No me queda más remedio que intervenir para ilustraros un poco al respecto.
      Hen, el amoniaco o la legía son perfectamente recomendables, pero siempre con agua FRÍA, importante. Además hay que tener en cuenta si las manchas son fresca o no. Para las manchas fresca la legía va de perlas, pero hay que tener en cuenta que puede blanquear la prenda si no se usa rebajada en la proporción adecuada con el agua fría y eso podría levantar sospechas en una investigación. Si nos decidimos por el peróxido de hidrógeno el agua oxigenada de toda la vida) deberemos tener en cuenta que hemos de aplicarla en varias fases, pues su acción química tiende a desacelerarse y su espuma se vuelve estable. Repasad apuntes, estos detalles son importantes si no queréis ser asesinos de medio pelo.
      Podría seguir extendiéndome más, pero para eso necesitareis una consulta privada.
      Además, en realidad comento porque todavía no es una quimera llegar a los 200 comentarios. Con todo el afecto que te mereces Hen, feliz día.
      Lot

      Le gusta a 2 personas

    • Quizá demasiado bonito para estas horas…pero ese es otro tema.
      Estabas probando a baile de sonrisas porque quizá estáis buscando nuevos esbirros para “vuestros asuntillos”? Un casting de aptitudes criminales, muy conveniente.
      Vuestro dossier no deja de engordar chatines.
      200 aún es posible, mucho mejor que 169.

      Le gusta a 2 personas

    • Oh bailedesonrisas!
      La inevitable quimioluminiscencia del luminol…
      Aquí solemos (algun@s) ser bastante profesionales al respecto.
      Se lo cuentas tú Hen o se lo cuento yo? Estarás ocupada con algún “asunto”, lo haré yo.
      Bailedesonrisas, el huevo, la clara de huevo… Sí, esa que usamos en Madrid para hacer el merengue, pero en este caso sin azúcar. La proteína del huevo y los principios activos de un producto químico, que llamaremos X, al contacto con la sangre (ha de ser aceptablemente fresca aún) crean una reacción química que la hace prácticamente indetectable a la “luz negra”. Con el luminol la sangre de por sí ya se ve más oscura de lo normal y con este truco de la clara de huevo con el producto “X” soluciona el problema.
      Para información más precisa y detallada, ya sabéis, consulta privada. Abstenerse principiantes y asesinos de medio pelo, esto no es un curso, es un Master.
      Un placer bailedesonrisas, grande. 😉

      Le gusta a 2 personas

  8. Este blog es el que más comentarios tiene de toda la blogosfera seguramente con gran d diferencia con el segundo… Y esta entrada de récord tengo el honor de haberla inaugurado yo. A ver si me lo curro y también la cierro. 😛

    Le gusta a 2 personas

    • Cosas bonitas las digo yo (aunque no son verdad claro está) Ella lo último cariñoso que me ha dicho ha sido charlatán. Pero igual que no debes creerme a mí, tampoco has de creerla a ella… Te he liado ya lo suficiente?
      Además, superados los 300 yo me piro. Me voy al garito de la calle 26, te apuntas amigo. Allí tenemos barra libre.

      Le gusta a 2 personas

    • Ay Oscar la verdad… Soñamos que vivimos dentro de un sueño que estamos soñando despiertos. Te ha quedado claro? Esa es la auténtica verdad, la otra “verdad”, es mentira aunque también sea verdad. Así más claro, no? Pero continuemos en el garito, se me está ocurriendo algo interesante… Te gustará.

      Le gusta a 1 persona

    • 😀 😀 😀 Evidentemente con tus palabras me estás dando la razón 😛
      Y déjate de pasarle nombrecitos bajo cuerda a Oscar, olvida lo de la madriguera de Chus, no seas rencorosa, sólo pasaste una noche, tuviste tiempo de pensar en la oscuridad y recapacitar. Además, Oscar se viene para mi bando, tú ya tienes al bichejo.

      Le gusta a 2 personas

    • Joder el bichejo, sale en todos lados, es como una plaga de chinches. No importa, te daré una primicia que lógicamente antes ya le di a él: En el próximo capítulo de Sweet Dark Black aparece por fin Charlton.
      Pero no te desvíes, Oscar tiene bastante potencial en este gremio y tú lo sabes, por eso ya quisiste enredarle en uno de vuestros cursillitos de poca monta.

      Le gusta a 2 personas

    • Sabes perfectamente que el garito de la calle 26 no es oscuro… bueno, un poco sí, pero sólo lo necesario para tratar asuntos con discreción. Y puedes quedarte con el bichejo, tengo planes para él…

      Le gusta a 1 persona

    • Veo que tan pronto os adoráis y aduláis como os separáis… Yo puedo acompañarte, Lottar, pero sólo si Ella viene. Sé que lo que me conviene es aprender, y Ella es la mejor maestra. Quizá me haya embriagado de su perfume, de su cuerpo, de su misterio, de su penetrante mirada o de su enigmática persona… Pero me debo a Ella, y es que no necesito a Google para decir que es una mujer como ninguna otra antes. Quizá lo único imperfecto que tiene es ser demasiado perfecta.

      Me gusta

Piensa conmigo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s