En exclusiva

Se han leído historias de aquella noche, han sido narradas por diferentes bocas (BestaSalvaxe y Amalaidea) y me he visto en la obligación de intervenir antes de que llegue a otros medios y conviertan mi vida en un circo de ese canal maldito. Además, ¿quién mejor para contar lo que sucedió, que aquella que lo sufrió en sus propias carnes? Nadie.
Así que sin más les dejo con la única verdad.

Era un día como otro cualquiera. Por no decir que no recuerdo la fecha exacta. Recuerdo que estaba viendo la televisión, a Iker Jiménez. ¿Qué hacía viendo a ese tipo? Ni idea. Supongo que no había nada mejor.
– ¿Has oído eso? –pregunté al que nunca me traicionaría, que estaba más dormido que despierto.
– Me voy a la cama –me respondió.
– Grrrraaaaau…
– Dime que ahora lo has oído.
– ¿El qué?
“Serán los vecinos practicando sexo oral”, pensé porque mis vecinos son muy raros, y después desvarié: “Muchas de las búsquedas que realiza la gente para llegar hasta mi blog son de gemidos. Oye, ¿y si los grabo? Por fin encontrarían lo que de verdad buscan.” Así me dispuse, móvil en mano, a buscar el lugar dónde encontrar mejor estéreo.
Se ha dicho que me recorría el sudor frío por la frente mientras avanzaba por el pasillocandle-929028_1280 y que tenía miedo. ¡¡Error!! Se ha dicho que llevaba linterna. ¿Por qué debería? ¿Me habrían cortado la luz? ¿Habría tormenta y habrían saltado los plomos? En cualquier caso si tenía que llevar algo, que fuera una vela para darme un aspecto misterioso.
Aquellos sonidos no cesaban. Más que gemidos, parecían rugidos, y a medida que me acercaba al dormitorio se hacían más intensos. La verdad es que ya estaba empezando a pensar que no eran los vecinos.
– Anda, vente a la cama y deja de hacer tonterías –dijo la voz clara y concisa de mi chico.
– No son tonterías ni imaginaciones mías, estoy segura de que hay alguien o algo extraño, mira, la cortina se mueve
Por supuesto aquellos rugidos solo podían salir del estómago de una Bestia, la que descubrí tras ella.
– Permíteme decirte que no se te da demasiado bien jugar al escondite.
– Pues llevo aquí toda la tarde –me dijo mientras se amasaba la tripa.
Mi novio ya estaba sacando la pistola que siempre guardo debajo de la almohada, pero le detuve. Antes quería comprobar si venía como espía de parte de aquel que duele nombrar.
– Si me dices la verdad, puedes dormir aquí, que por lo visto hay tormenta, y hay algo en el frigorífico que te encantará.
Se hizo el duro. No quiso responder a ninguna de mis preguntas y yo tenía sueño, así que lo dejé correr. Ya lo retomaría cuando me encontrara con mi socio, que no le gusta que torture sin él.
Al despertar ya no estaba, pero en su lugar había un tufo en el baño y una rosa. Lo busqué para agradecerle tan bonito gesto, el segundo, claro. Lo encontré en el parque de al lado de mi casa persiguiendo una ardilla y me confesó que él no fue. ¿Quién podía haber sido si no? Descarté al que no me traicionaría porque seguía en la cama… Y si no fue él, ni el que se rascaba la espalda en ese momento con un árbol… solo podía significar que alguien más había entrado en mi casa.
Justo un coche negro pasó por delante, casi a cámara lenta o a 3 kilómetros por hora, y pude ver tras los cristales a…
Amalaidea, ¿qué carajo hacías tú también aquí?

Anuncios

69 comentarios en “En exclusiva

  1. ¿Que qué coño (expresión de mi pueblo) hacía allí? Acaso no recuerdas que me contrataste como asistente personal, acordando mi sueldo (?) con subida anual del 20℅?
    Estaba cumpliendo diligentemente mi trabajo pero al verte con Besta me retiré discretamente; discreción y confidencialidad ante todo.

    (Con tu autorización, reblogueo)

    Le gusta a 1 persona

    • La verdad es que había puesto “coño”, pero lo vi un poco brusco y lo cambié. Soy de pueblo, también.
      ¿Subida del 20%? No aproveches la confusión para aumentarte el sueldo inexistente.
      Sigue sin tener explicación cómo entraste en la casa. ¿Qué pasa, el timbre no funcionaba? Al menos te disculpaste con la rosa.

      Me gusta

    • Llave? Con tu sistema de seguridad (ya trataremos eso) mi tarjeta de la biblioteca fue suficiente y era una emergencia. En cuanto a la rosa… Fue cosa de una asistente detallista? Acaso tu novio se levantó a media noche para sorprenderte con ese detalle de amor? Fue Besta arrepentido? O incluso tú misma tuviste ese detalle para Besta, que viese algo bello e inofensivo antes de que actuases junto con tu socio? Mi ética profesional me impide revelarlo en público.

      Le gusta a 1 persona

    • No me distraigas con el tema de la rosa, que yo creía que fuiste tú. ¿Insinúas que acaso había alguien más? Uy, casi lo logras.
      ¿Aunque fuera una emergencia, por qué forzaste la cerradura? ¿No viste el cartel de gato suelto? Vamos a tener que poner unas normas, si queremos que esta relación profesional llegue a buen puerto.

      Le gusta a 1 persona

  2. Esto esta tomando unos derroteros nada convencionales, de seguir a si habrá que escribir una obra de teatro con múltiples actos, Se podía titular.
    “Lo que dijeron que fue, lo que no fue, lo que pudo haber sido o lo que realmente fue” Continuara.

    Le gusta a 4 personas

  3. Pingback: Si hay que cantar, se canta | El espacio de Chus

  4. Pingback: Lo que acordamos – Relato | Historias tras tu DNI

  5. Pingback: La tapadera. | El diario de Sensi

  6. Pingback: JURO DECIR LA VERDAD, TODA LA VERDAD…..BLA, BLA,BLA | Reflexiones al borde de los cuarenta

Piensa conmigo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s