Villa Mala Vida

Si le importara algo a alguien, si solo una persona me preguntara cómo llegué hasta Villa Mala Vida, le diría que fue cosa del que me dio el billete de ida, sin prevenirme acerca de dónde me estaba metiendo, ni que nunca podría regresar a mi hogar. No me detengo a pensar en qué habría pasado de haber visto el cartel de advertencia. Seguramente habría caído igual. Siempre me gustó el peligro. Así olía el apuesto taquillero. Así me embriagué. Así me vi arrastrada por su locura o por la mía recién despertada, pues no era más que una niña. Con él crecí, me hice mujer, aprendí todo lo que hoy sé y por eso siempre le estaré agradecida. No puedo inculparlo. Solo me ayudó a labrarme esta mierda de futuro y cosechó las consecuencias. Lo extraño, sobre todo ahora que no estoy colocada. Extraño colocarme. También me vale cualquier bebida que me haga perder la consciencia para así verlo, para que me susurre lo que debo hacer y que con un abrazo añada que no hay nada de lo que temer, aunque sea mentira. Nunca me importó que estafara a mi corazón que, desde que no está, no ha recuperado su ritmo cardíaco habitual. Se ha convertido en un fugitivo, como yo, corriendo, huyendo, escondiéndose, aunque sabemos que nos encontrarán. Cabreamos a demasiados, a los equivocados, a otros incluso más peligrosos que nosotros. Muchos enemigos y ningún amigo. Nadie que me eche de menos cuando detengan mis latidos. Solo espero que sea rápido y que no me torturen para descubrir dónde está el dinero que robamos, porque sé que no me creerán cuando les diga que nos lo fundimos en un no parar de pecar. Joder, qué bien lo pasamos. Y lo mejor es que eso no nos lo podrán quitar. Lo peor es que esos momentos me están dando valentía, ganas de luchar, de vengar a mi taquillero, de quebrar la promesa que le hice, ir a por esos cabrones y morir en el intento, pero llevándome conmigo a alguno de ellos. Nos recordarán. Mientras los esperaremos en el infierno.

stairs-735995_1280.jpg

Anuncios

144 pensamientos en “Villa Mala Vida

  1. Precioso e intrigante lugar, así que como me gustan los lugares misteriosos y lúgubres y sobre todo porque no podría soportar tu ausencia, ¡allá voy! Juntos viviremos la aventura incierta, juntos arrostraremos el peligro y si acaso llegase el momento, juntos y abrazados nos encontrarían. Espérame que ahora llego a tu lado.

    Le gusta a 2 personas

Piensa conmigo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s