A mí no me engañan

portrait-119851_1280.jpg

Los ojos de ella se han vuelto rojos. Dice que es por la alergia. Dice que las mentiras están mal, pero a veces miente. Llora cuando no hay nadie delante porque no quiere que la consuelen.

Ella es muy fuerte, aunque se siente débil por echarlo de menos. Él casi nunca está en casa. Él repite que su trabajo es muy importante y que tiene muchas cosas en la cabeza. Estar preocupado le pone de mal humor. Por eso cuando vuelve, no se abrazan, ni siquiera tiene tiempo para darle un beso, directamente se encierra en su despacho para que nadie lo moleste. Solo sale para comer y ni sentados en la misma mesa se hablan. Ya no se entienden. Se miran como unos desconocidos, o para no hacerlo, ponen la tele. Ya no ríen con los chistes. Ya no ríen de verdad. Sus caras son tristes por mucho que disimulen. Así que si tengo que hacer un redacción para el colegio sobre el deseo que pediría al soplar las velas de mi cumpleaños, sería el de que mis padres volvieran a ser los de antes.

Anuncios

55 comentarios en “A mí no me engañan

  1. Las lágrimas de las piedras no son calidas ni saladas
    Que por dureza resbalan helándose mientras callan
    Los silencios de una casa no son mejor que los gritos
    Pues anuncian que terminan los buenos tiempos pasados
    Mis besos plantados que ya germinaron

    Le gusta a 4 personas

    • Y tal vez Margui, a fuerza de rasgar emociones
      acabe el velo por traer en cada jirón una respuesta,
      el indicio quizá de que al alejarse también se acercan
      al salvaje camino de las víctimas que no encuentran razones.
      Cuando es al cubo del olvido donde se arrojan esos dones,
      ya no queda piel donde volcar el frenesí y que se sientan
      los dientes sedientos y calientes que aman lo que afrentan,
      por más que en la trinchera los cuernos toquen mismos sones.
      Son padres, y parece su castigo que por los hijos ya nunca puedan
      mostrar que más allá de lo que se llama amor existe dolor y miedo,
      que enamorarse es un medio que al pretender apresarlo se suelta,
      dicotomía certera que trae como fundamento saber que no es cierto
      que gritar, llorar, descreer y quebrar sean en alma diferentes al silencio, ese que mata y hiela, que deja de mirar porque de amar ya no se acuerda.

      Le gusta a 3 personas

    • Ver caer las paredes de tu castillo soñado
      hace tambalear los cimientos del alma de cualquier humano
      Mas las lágrimas silenciadas de mi madre durante años, hacen que con mis manos lo tumbe sin pensar en el pasado.
      Que su piel ya no sentirá el calor, que sus labios no serán besados…
      Mas yo rozaré su pelo, para que la soledad no sienta, yo le cantaré canciones… y en las noches de tormenta me dormiré a su lado, devolviéndole el amor que durante años me ha dado

      Le gusta a 3 personas

  2. El asunto que aquí tratas lo conozco bien, no importa el grado. Al niñ@ le duele verlo aunque ni siquiera eso es lo malo; lo peor es que se acaba vistiendo para no sufrir, con el traje a la medida del “no me importa” y no es verdad…
    No siento tu relato como triste, más bien como esperanzador, pues mientras se sigue creyendo que algo es posible… Se puede!
    No creo que debamos temer al desencanto, pues el verdadero desencanto es no creer.
    Hi Hen!

    Le gusta a 1 persona

  3. “… Así que si tengo que hacer un redacción para el colegio sobre el deseo que pediría al soplar las velas de mi cumpleaños, sería el de que mis padres volvieran a ser los de antes.”

    Eso es lo que le da sentido al cuento. Por ahí recuerdo que leí, alguna vez, que hay quien lee un cuento hasta el final sólo para saber si el final vale la pena todo el trayecto. Como esos finales donde se explica que en realidad todo es más grave de lo que parecía, o que el personaje no mintió al decir que se iba a morir y todos esos finales que nos sorprenden. En este caso, me da gusto que me dieras un final que le da un buen sabor a éste brevisimo cuento.

    Un abrazo, Henar. Ya sabes que siempre que puedo – puedo poco, no me juzgues – te paso a saludar.

    Le gusta a 1 persona

  4. Qué puedo decir?, pues que me da una pena horrorosa imaginar a ese niño viviendo en una casa triste, con padres triste, donde nadie ríe. No puedo imaginar un mundo sin risas.
    “Niño, sal de ahí cuanto antes y échate una tarde de risas, ya!!”.😀

    Le gusta a 1 persona

Piensa conmigo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s