Mujeres, la ironía de su vida

people-1149873_1920.jpgDe esas cosas que pasan, se le enciende la memoria al cruzarse por la calle con Eva, la primera mujer, esa que le tentó, esa que le expulsó del paraíso, esa zorra con piel de serpiente… Compréndase que el resquemor por abandono no es fácil de superar. Eva no quiso ser la única mujer de su planeta. A los dieciocho años, cuando le pidió que se casara con él después de su larga relación de tres años, lógicamente huyó. Ella quiere correr de nuevo al recibir su mirada, pero había pasado mucho tiempo y su forma física no es lo que era, así pues, opta por hacer como que no lo ve. Ojos que no ven… El corazón de él sí siente con las evocaciones e insultos que aporrean su cabeza. Su corazón se enfada, pero no le dice nada y sigue el camino que lo lleva a su vacío hogar.
Ahora el salón podría estar abarrotado de juguetes. De la cocina saldría el aroma de la cena recién hecha y Eva hermosa con un delantal. El baño dejaría de ser el lugar donde está más cómodo. Allí tiene un espejo para sentir que hay alguien más con él. Y compréndase que cagar siempre es un gran alivio. No lo iba a encontrar en esta ocasión. En el presente y futuro próximo, solo defecaría encima de ciertas exparejas, metafóricamente. Durante unos días sufriría lo que se conoce por diarrea mental o por soltar mucha mierda.
Tuvo sus horas para Paloma, la que pareció llegar volando para llevarle un mensaje. Creyó que alguien había respondido a su SOS, ya que Socorro, su mejor amiga, solo lo quería para satisfacerla cuando estaba borracho. Pensó que Paloma lo iba a rescatar y no sumirlo más en la noche. No era un espíritu santo, ni aceptaba migas de pan, si estas no estaban bañadas en alcohol.
Estrella debía iluminar su oscuro cielo, o al menos hacerlo más bello. Más guapa que Paloma sí era, y también más fuerte. Desplumó a la pájara. Le arrancó buena parte de la cabellera mientras gritaba el típico «no te acerques a mi hombre». Esa escena, a pesar de ser digna de ver, le causó pesadillas. Tenía miedo a Estrella. No podía dejarla. Por una vez se alegró de ser el abandonado, aunque en la carta de despedida también fuera incluida la palabra «huevazos».
Necesitaba de misericordia, que no le dio Piedad, ni Consuelo. Salir con dos mujeres sabía que le traería problemas. Sería su cruz. No, Cruz fue otra. Sería una época cargada de sexo y culpabilidad hasta que se enteraran. Descubierto el pastel al confundir los nombres, tuvo que cambiarse de ciudad. Se unieron para hacerle la vida imposible y que no encontrara paz.
¡Paz! ¿Qué decir de Paz? Paz encarnaba la guerra. Era la más destructiva de todas ellas. No podían pasar una hora juntos sin discutir. Se decía que era pasión. Ella le dijo que no lo soportaba.
¿Quería pasión? Pues no la encontró en Candela. La tía era frígida, además de fría. Su mirada le encogía los testículos.
De una chica que se llama Flor, como poco, se espera que huela bien. ¿Tanto la costaba ducharse tras salir a correr? Compréndase que duraron un mes porque tenía un cuerpazo.
Victoria le hizo saber que era un perdedor. «¿Te crees que voy a dejar a mi marido por ti?»
Margarita, que algo de flor sí tenía, era una capulla, nunca le dejó deshojarla. Nunca la vio desnuda a pesar de las veinte citas. Al preguntar si le quería o no, no obtuvo contestación.
Cristal, más de lo mismo. La pava no podía ser más opaca. «¿En qué piensas?», «En nada». A lo mejor era eso, que no pensaba, pero la incertidumbre a él no le gustaba. Pasó igual con Clara.
Creyó que Mía podría ser suya. Pensó que con Gracia se lo pasaría bien. Se confundió con las dos e incluso con Alma, que era una desalmada. ¿Cómo es que Dulce podía ser tan amargada? ¿Qué tenía Cupido en contra de Diana, era demasiado fácil de acertar con su arco? ¿No hay Gloria sin pena?
Has pasado veinte años y la lista de decepciones se puede hacer interminable. Sin embargo, él no dejará de buscar a Esperanza, para no perder la suya. ¡Como que se llama Amado, que encontrará a su alma gemela!, aunque necesite de alguna Milagros.



De esas cosas que pasan, un día publico algo y se parece bastante a lo que ha hecho otra persona. Lo peor es que lo suyo está mucho mejor. Compréndase que siento envidia, pero llamándose Johan, que significa lleno de gracia, y apellidándose Cladheart, paso a solo admirarlo y esperar ser, dentro de siete años, como él.

Pueden escuchar su “En el nombre de mujer” si pinchan aquí.

Anuncios

304 pensamientos en “Mujeres, la ironía de su vida

  1. Hoy soy breve. La diarrea moderada acorta los tiempos de espera en en el pensadero y disminuye la producción de neurorrea.
    Meritoria explicación —y, por supuesto, también lo es su involuntaria pero magna antecesora de Cladheart—. Quizá algo falta de tríos, por ejemplo con Paz e Irene, con Alba y Blanca, con Celeste y Celia, con Genevieve y Melania. O si eres aburrido, mediocre, insípido, con Alba y Melania. ¿Demasiado para un solo homre? Sí, es posible. A veces los sueños no deben hacerse realidad.
    Quizá la parte de mí más animal, más machista empedernido, más homo suido pida una Hortensia o una Venus. No sé. ¿No se podría llamar «Huérfana» —de madre—? Mi alma zoológica ha hablado.

    Le gusta a 2 personas

    • Tu alma zoológica y no breve ha hablado. ¿En serio no querías alargarte? Francis, si tienes muchas cosas que decir, no te prives. Cuéntame de esas fantasías. ¿No querrías una fea Linda mezclado con una pechugona Lisa? ¿No querrías montar en una Mercedes e ir a toda velocidad a tu destino entre sus piernas?

      Le gusta a 1 persona

    • Sí, yo apenas he escrito. A pesar de que soy hombre libre, y preferí a la mensajera de los dioses —ya te contaré lo que es esto, pero hoy no—, mi ordenador adquiere vida y escribe lo que quiere. En realidad es el autocorrector. En esta segunda vez que me llamas solípedo —y no sólo me ofende sino que me llena de un regio orgullo y satisfacción— me permito comenzar a contarte y dejo que sea mi trasunto byteriano, ese que encuentra las palabras raras con las que me gusta, ánima pedante la mía, lucirme.
      A ti, Dama de Cuéllar, Señora de Segovia, Marquesa del Vigésimo Primer Día de Septiembre te cuento que para perseguir a Mercedes hasta tal punto, y considerando que Mercedes se deje, cosa que dudo —y soy perezoso para insistir— me haría falta haber entrenado para una triatlón. Me gustan las mujeres más reposadas, que si no más fáciles, lo cual suena ofensivo, si menos tremendas ¿No hay una Seat entre el público?
      ¿Ves? Al final es el auto corrector el que me posee y desbarra. Yo sólo pulsé dos teclas.

      Le gusta a 1 persona

    • ¿Pulsaste dos teclas con tu único dedo? Me he perdido. ¿Entonces a quién le gusta lucirse, a tu corrector o a ti? Es para decirle que no le queda tan bien. Los que no poseemos tan variopinto vocabulario nos cansamos de buscar en Google en un vano intento por comprender. Ya veo que vosotros también lo utilizáis.

      Le gusta a 1 persona

  2. Me cago en todas …….hizo el.
    Nosotras hacemos lo mismo, pero más diplomáticamente, pues anda que no hay espantajos por no ahí…

    Lo bueno, es que con tanta cagalera, no creo que ya podamos distinguirle ni por su olor.

    Le gusta a 2 personas

  3. Bien bien, de quien es el plagio de ella o de el? Aquí esta la cuestión de que las mujeres deberían estar prohibidas de por existencia, son un querer y no puedo, ni contigo ni sin ti.
    Buen relato aunque no voy a compararlo con el de Johan (entre otras cosas por que no lo he leído) Aunque como las modas, las mareas o las corrientes me dejare arrastrar y lo leeré.
    Aunque estoy con Esperanza de que venga Paz y ponga calma a un sin vivir que me tiene abotargado por una mujer se llama Cautela.

    Le gusta a 2 personas

Piensa conmigo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s