Sexo duro, y sin gritos

love-1216595_1920.jpg

Me rogaron cuidado, me avisaron y no me importó. Sabía que era el amante desbocado que mi mente por mucho tiempo anheló. No deseaba que me hicieran el amor, no más mesura, sí menos suavidad en el tacto, mucho delirio provocado por mi boca pequeña en ansia de su grandeza. No había marcha atrás. Lo miraba desde mi cama esperando que atacara, que me arrancara la ropa y me tomara con su fuerza. No se hizo esperar. Me abrió de piernas y me devoró las entrañas. Me zarandeó como la muñeca rota que era. Me mordió. Lo mordí. Nuestra sangre se mezcló. Bebí del cóctel, sabor placer y dolor. Por dentro me desgarró. Una embestida por cada palabra. Un orgasmo cada vez que pasaba página. Aquel escritor, aquel libro, me folló el alma sin contemplación.

Anuncios

156 comentarios en “Sexo duro, y sin gritos

  1. Había oído expresiones como que de folle un pez, que te joda un camello y te deje la joroba dentro, pero que te folle un libro nunca. Se que hay libros que joden pero no literalmente, algunos hasta te cortan (sera por el filo de las hojas) pero follarte nunca y llevo leídos muchos libros en mi corta vida. 🙂

    Le gusta a 1 persona

  2. Escribía el magno Muñoz Seca:

    Que de estar enamorada
    mi venganza tendría efeto,
    pues que podría, discreto,
    herirla de una balada
    y matalla de un soneto.

    Pero lo del fornicio con la prosa, me ha dejado descolocado. De hecho, no se si leer esa misma historia, aún a riesgo de una operación inesperada de almorranas, o buscar una nueva con la que deshacerme de lencerías inoportunas.

    Me gusta

    • Qué elegancia tenían los cabrones de esa generación y, aquí, yo, heredera de una lengua de carretero. ¿Será por lo que fumo? No voy a echar la culpa de mis desvaríos a los vicios. Les daré las gracias porque logren descolocarte más la cabeza de lo que ya la tenías. Así ayudo a que crezca tu genialidad y acabes hablando de almorranas. Lo próximo, los calzoncillos con zurraspas que te quitaste para escribir una historia cachonda.

      Le gusta a 1 persona

    • ¡¡Pero señorita!! ¡Qué ocurrencias que tiene! ¡Con la de eufemismos que hay para «zurraspas»!
      «Frenazo», sin ir más lejos.
      Y lo quitarme los gayumbos leyendo cualquier historia, o en otra circunstancia que no sea meterme en la ducha, me lo ha prohibido la ONU, parece ser que por el bien de la humanidad.

      Me gusta

    • Ahora me vienen dudas. De hacerlo, ¿qué pasaría, vendrían los hombres de negro y antes de llevarte con ellos a rastras te vestirían? ¿Quizás sería el fin del mundo pues los aliens captarían tu aroma como una señal agresiva?

      Le gusta a 1 persona

    • No lo sé. En realidad es algo novedoso. Me parece que he estrenado una categoría nueva, algo así que como antipatrimonio de la humanidad. Todavía no está muy clara la legislación al respecto.
      En cuanto a los aliens, me halagas, pero no creo que pueda influir, ni tan siquiera, en el universo cercano. Que todo es ponerse a echar frenazos en calzoncillos y crear una red en órbita tipo GLONASS.

      Me gusta

    • Pa’ mí, que más que antipatrimonio, eres extraterrestre, de ahí que sepas tanto. ¿Cómo narices llegaste hasta mi mundo imaginario? Ya, supongo que tu nave se estrelló por accidente y, aun así, ¿sabes? Estoy encantada, aunque solo quieras estudiarme como a otro ignorante humano más.

      Le gusta a 1 persona

    • Entiendo que estés dubitativo. Te diría que deshojaras una margarita para decidirlo, pero seguro que te la acabarías tatuando. No sé, niño, haz una lista de pros y contras, como que siendo página no puedes decidir quién te toca, pero puedes ser inmortal.

      Le gusta a 1 persona

    • Hay veces que hasta los comentarios dan satisfacciones, así como este. Que te den la razón siempre resulta gratificante. Las palabras tienen un inmenso poder, sin hablar de los conjuros. Pueden enamorar o dañar más que cualquier hecho.

      Le gusta a 1 persona

  3. Qué honor para ese escritor sentirse follado/a por sus palabras y lo que provoca.
    Divino, me encantó, y es un placer demencial (a ese punto) cuando un libro nos muerde las entrañas. Van mis aplausos, genia.
    (esta vez no me dejas muda… no eres la única a quien la folla un libro. Ni hablar de las orgías… comienzas uno… vas por el mejor orgasmo y agarras otro… y así llegan las 4am y uno en la cama, intentando esquivar arañazos de placer. Uffff… suspiros…)
    Abrazos x mil

    Me gusta

  4. Pingback: Las Putas de Valencia gemimos de placer | confesionesdeputa

Piensa conmigo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s