Microrrelatos 4

book-clouds-873442_1280.jpg

MUDA, QUIZÁ CIEGA, PERO NO SORDA

Hay tanto ruido cuando estoy en silencio contigo…


EL AUTÉNTICO VALOR

Por creer en lo barato, pagó un precio elevado.


LOS MUERTOS SIEMPRE VUELVEN

Cada vez que me la encuentro, tengo que rematarla en mis recuerdos.


BUSCANDO INTERÉS

Si alguien me preguntara qué hago aquí, le respondería que esperaba a que alguien me preguntara.


VERANO HELADO

Aunque el termómetro marcaba cuarenta grados en la calle, con una mirada, le heló la sangre.


NO ME, NO ME, QUE TE, QUÉ TÉ

Te quiero, le dijo, y ella, siempre complaciente e insegura, fue a prepararle el té.


PLATO FRÍO

Compró los ingredientes, cocinó, dejó que se enfriara y, aun así, la venganza no le supo mejor.


LA ENVIDIA DE TODOS LOS PIRATAS

Vaya suerte la mía, que sin mapa y sin buscarte, logré encontrarte.


A LA MIERDA

Anunciaron que el mundo se iba al pedo y todos nos cagamos de miedo.


SIN ALIENTO

– Deberíamos darnos un respiro.

Me ahogué.


➡ Microrrelatos

➡ Microrrelatos 2

➡ Microrrelatos 3


Anuncios

63 pensamientos en “Microrrelatos 4

  1. Pingback: Microrrelatos | Pensando en la oscuridad

  2. Pingback: Microrrelatos 2 | Pensando en la oscuridad

  3. Pingback: Microrrelatos 3 | Pensando en la oscuridad

  4. ¡A la mierda! Como decíamos de niños (algunos fuimos niños también) A la mierda me mandaron y no me pude ir por que me dijeron que la mierda estaba reservada para ti. 🙂
    Que hielan la sangre no es fácil es más fácil que te la calienten,

    Le gusta a 1 persona

    • ¿Fuiste niño? Flipo. ¿En qué siglo?
      La verdad es que pensé en la otra versión del micro:
      INVIERNO ARDIENTE
      Aunque el termómetro marcaba dos grados bajo cero, con una mirada, le hizo hervir la sangre.
      Pero estamos en verano y quise ser consecuente.

      Le gusta a 2 personas

    • Serás cabrona. ¿Me dejas y te vas a tomar el sol? Ya, estás viendo cómo está el mercado. Pues cuando seas consciente de que todo son lorzas, volverás, y yo me habré ido a la montaña, porque por ti estoy como una cabra.

      Le gusta a 1 persona

  5. Pero ¿qué puedo hacer contigo? Eres mi heroína. te admiro porque puedes emocionarme en todas las longitudes —bueno, novela no he leído, pero seguro que tienes en mente una macrosaga de veinte volúmenes—.
    Eres mi heroína: no puedo dejar de leerte, aunque resulte inicuo para mi salud. ¿Puedo probar con la metadona?

    Le gusta a 1 persona

  6. La respuesta a este comentario debería ser in iconito de esos de un guiño sacando la lengua o algo así. Pero es que si no lo escribo, me da algo, «María» Henar.
    Sí, debe ser el caballo de tinta con tu pluma que me acabo de meter. Estoy alucinando. La próxima ¿podrías escribir con tinta violeta, que coloca más?

    Le gusta a 1 persona

  7. Pingback: Microrrelatos 5 | Pensando en la oscuridad

  8. Pingback: Microrrelatos 6 | Pensando en la oscuridad

Piensa conmigo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s