Condicionado

girl-1968474_640.jpg

Con tanto tiempo a nuestras espaldas y, en nuestra mirada, sin vernos, nuestro reencuentro debería ser algo épico, una historia digna de relatar a los nietos que nunca tendremos.

Ninguno de los dos habríamos logrado olvidar cómo juntos descubrimos nuevas sensaciones y sentimientos. Por eso, la noche anterior caeríamos en un insomnio cargado de sueños, remembradas sonrisas y nervios. Horas de impaciencia que culminarían cuando llegara el momento de intercambiar los besos que todavía nos sobran después de todos los que hemos malgastado en amores fracasados.

Algo provocativo, pero no excesivo, me pondría. Vestida de decisión iría al restaurante en el que habríamos quedado. A la puerta, me estaría esperando tan atractivo, tan… como fue, pero más. Un descarado repaso a modo de saludo. Unos comedidos halagos. Su invitación a que pase primero. Sigue leyendo

Lucha interna entre dos

Antes de dejaros con el texto, dejadme presentaros a @evangpoeta, quien me propuso escribir algo en conjunto. No tiene blog, pero siempre que tengáis ganas de leer podéis visitarlo en Instagram. Ahora sí, disfrutad:

art-1690127_1920.jpg

No tengo nada que hacer, no desde que el amor dejó de ser una opción. No voy a luchar, no me voy a enfrentar, porque ya me rendí más de una vez ante él. Fui tras él y regresé con las manos vacías, pero llenas de heridas, que solo otras lenguas pudieron lamer. La mía está partida de mordérmela. La mía ya no es mía; es del silencio de los sin nombres, de los secretos que gritan bajo la cama y me impiden tener sueños. No fantaseo. Me toco por inercia y no pienso. Siento el movimiento que bien conozco y me detengo. Cedo el paso o el testigo a quien cometió el crimen conmigo, ese alguien condenado, fugitivo, que es tan culpable como yo de renunciar a una definición sin sentido.

Henar de Andrés

Mis ojos ya no pueden apreciar lo divino. Las carencias de un sexto sentido invaden las posibles oportunidades; con deseo y miedo a punto de desnudarme. Que las campanas de la iglesia sean un presagio para el delincuente, que dejó mi alma hecha pedazos con solo usar sus dientes. Y mi espalda está rasgada por las uñas del crimen, que poco a poco despojaron de mi cuerpo las caricias de un temible y poderoso héroe, ante tanta corrupción de mis sueños ante el sexo, donde todo era unión. Que las noches no inciertas, dice la canción, algunas rosas no se prestan para la ocasión, pero un diente de león entra por la ventana mientras la cama no tiene acción, con la sábana desordenada… Las caricias no fueron la razón. Y me dije que todo era una convicción, pues la intimidad entre mi cuerpo y su faceta de ladrón me impidió ser la esclava de una gran traición, pues el alma está pegada, con un parte de mi corazón… Pues mi alma fue juzgada por el amor.

Jesús Uzcategui

Vampire’s Dreams, según Óscar Bustamante Matías

vampires-dreams-blog

Conocí a Henar aproximadamente un año después de escribir este libro. Fue de rebote, cuando dirigía uno de los blogs más oscuros que hayan sido premiados en un periódico de tirada nacional. Y a pesar de pensar y escribir siempre desde esa perspectiva oscura que la caracteriza, descubrí que se trataba de una persona brillante. Supongo que por eso siempre ha destacado en las tinieblas, y ha conseguido desenvolverse en ellas con soltura.

Me hechizó con sus escritos y desde entonces no me he perdido nada de lo que ha compartido con los demás. Es una hechicera de las letras, y cada vez que rellena un folio en blanco es para hacerlo más interesante que el anterior. A pesar de haber sacado a la luz un libro antes que este, Vampire’s Dream se trata de su verdadera ópera prima. No ya por haberla escrito primero, sino por haber sido la primera original.

Ah, hola Kate. Estoy hablando de Henar antes de darte paso, por si quieres escucharme. No, no te voy a dar el bolígrafo. Tú tienes tu momento de gloria dentro de unos minutos. ¡Kate!

Vamos a ver. Todo lo que ha dicho este tío… Que sí, que está muy bien, pero porque a él Henar no le ha jodido la vida como a mí. Lo feliz que era yo en mi tienda, joder. Cómo se nota que a ti Henar te ha tratado siempre bien, ¿eh? Si no, no hablarías de ella así. ¡No me seas pelota!

Henar es una chula que se piensa que tiene el poder de hacer lo que desee con la vida de cualquiera y, encima, contarlo de forma divertida y que entretenga a la gente. ¿Se cree que mis penurias van a gustar a los demás? ¡Pero si prácticamente no me da alegrías, que es precisamente lo que le gusta a todo el mundo! Henar, bonita, si me estás viendo, o mejor dicho, leyendo, que sepas que tus historias no valen ni para limpiarse el culo. Lo único interesante que has escrito te lo he dado yo, vamos que es gracias a mí, así que me lo debes. Y como tal, espero, mucho mejor exijo, un cambio en tu forma de tratarme. Quiero dejar de pasarlo mal y disfrutar más. Y ya sabes a qué me refiero con disfrutar. Y que me devuelvas mi antigua vida, sin problemas, con mis amigos y con mi madre, que la echo mucho de menos.

Y para que veas que voy en serio, me llevo a este pringado de rehén. Pero antes de irme, le dejaré escribir unas últimas palabras. Para que no digas que no soy buena.

¡Por fin! No hagáis caso a Kate, está un poco dolida. Todos los cambios son duros. Todas las primeras veces son difíciles. Pero no le ha ido tan mal como te quiere hacer creer. ¿No tienes curiosidad por saber quién dice la verdad de los dos? Anda, hazte con este libro. Vas a descubrir una gran historia, aunque lo que aquí leas sea únicamente su versión de los hechos.

Óscar Bustamante Matías

Administrador del blog “Historias tras tu DNI

Autor de los libros “69 Historias tras tu DNI” y “99 Instantes


A Kate le debo, pero a Óscar tengo mucho que agradecerle, no solo por escribir esto sin que se lo pidiera, también por hacer de corrector. Posiblemente sin la seguridad que me dio que fuera tras mis fallos, este libro aún no habría visto la luz. Debería pagar su rescate, ¿no? Pero es que… Podéis ayudarme a conseguir el dinero comprando mi libro haciendo click aquí o aquí.

Premios Bitácoras, ¿has votado ya?

A veces no se necesita un publicista o asesor de campaña. Basta con que alguien te sienta como de la familia, por ejemplo, como un abuelo, y por no poder darte propinas, te ayude de otro modo.

Amalaidea

Votar en los Premios Bitacoras.com

Regreso a esta comunidad de blogs y me encuentro con que está en plena actividad la campaña por los Premios Bitácoras 2016 y con la sorpresa, poca, de que se presenta mi niña Henar desde su blog” Pensando en la Oscuridad” y en la categoría de “Mejor Blog de Arte y Cultura”

Como el año pasado ganó el premio como mejor blog en la categoría de blogosfera, le cogió el gustillo y este año se presenta a este concurso de  Premios Bitácoras por donde anda un poco perdida en la lista; la pobrecilla estaba atascada en el 69, fijaos lo que debe ser atascada en el 69, de donde he conseguido sacarla con mi voto.

Ya sé que este año ha sido un poco floja haciendo sus deberes pero tenía sus motivos personales para abandonar un poco su blog y promete antenderlo y atendernos como lo hacía antes. Ya sé…

Ver la entrada original 208 palabras más

Republishing: De la cuneta al cielo

Sí, flipad, al cielo y no al infierno. ¿Qué me pasó aquel día que dejé que Ana eligiera este título entre los varios que ofreció Maximilian? La primera respuesta lógica que os puede venir a la cabeza es que al fin lograron exorcizarme. Nada más lejos de la realidad. Lo cierto es que si te rodeas de ángeles al final algo se les acaba contagiando a los demonios interiores. Cuando le propuse a Ana hacer un trío, no imaginé que ocurriría esto, ni mucho menos cuando Maximilian aceptó mezclarse. Ya, lo sé, debí suponer que me perdería entre los sentimientos y la sensualidad que les rodea a este par, que anda que no es espesa ni na’. Llamadme incauta, ingenua o afortunada, sabiendo que la tercera opción es la que me gusta más. Así me sentí y me siento ahora al releerlo.

Sigue leyendo

Recargo y sigo —«La Relatadura», de Henar de Andrés—

Historias malditas, malditas historias

Hoy me ha pasado una cosa curiosa. Como me estoy presentando a bastantes certámenes, y de momento voy cumpliendo mi planificación, tengo poco tiempo para escribir en el blog y, lo reconozco, estaba buscando una excusa que poner aquí para pasar una entrada por alto o una treta para no escribirla. Ni encontraba la primera por torpeza, ni la segunda por vagancia. Pero mira tú por dónde, una admirada escritora me ha dado la idea.

Ver la entrada original 495 palabras más