Últimas palabras

Untitled design(52)

– Mateo, vámonos de aquí.

– No seas gallina. ¿No me dirás que no tienes curiosidad?

Aunque lo quisiera negar, era patente desde que Mateo le había hablado de la misteriosa casa que había descubierto. Nadie conocía su existencia, al menos a quien preguntaron. Quizá porque estaba demasiado escondida o quizá… Quería saberlo.

Se dejó arrastrar por el brazo hasta llegar a una de las ventanas.

– ¿Qué crees que habrá? –preguntó él, al no poder ver nada a través del sucio cristal.

– Polvo –respondió.

Mateo le guiñó un ojo y rió de forma traviesa, aunque ella se refería a polvo de verdad, del que hace estornudar.

Fueron hasta la puerta, ella con una ligera esperanza de que no pudieran entrar, Mateo con la fuerza y las ganas de hallar el polvo.

Cargó con el hombro hasta que la puerta soltó un crujido y quedó entreabierta.

– Las damas primero –dijo demasiado divertido.

Sabía que tenía miedo y no tenía problemas en jactarse de ello. En un alarde de valentía, cruzó la puerta. La oscuridad lo inundaba todo. Mateo alumbró con la linterna y ambos pudieron sorprenderse. El interior estaba bien cuidado y limpio, a excepción de las ventanas, como si alguien viviera allí.

– Vámonos –volvió a repetir ella entre susurros.

– ¿Has oído eso?

Aguzó el oído, incapaz de escuchar más allá de su corazón desbocado.

– ¿El qué?

– Tú haciéndotelo en las bragas.

– Eres gilip…

Y sí, esas fueron sus últimas palabras. Apareció el inquilino, el hombre desconocido y asesino, y con dos disparos los calló.


¿Te gustó? ¿Te supo a poco? Puedes hacerte con La Relatadura gratis, una antología con éste y otros 99 relatos más.

Anuncios

20 comentarios en “Últimas palabras

  1. Haber si era la cabaña del abuelo de Heidi?
    No le gustaba mucho la gente. ….
    Porque siempre nos tenemos que mear de miedo las mujeres? . No es justo!!!. Es un mito que hay que romper. Está super demostrado, que por mal que os siente chicos, el sexo fuerte es el femenino.
    Solo en fuerza física nos podeis ganar. Y no a todas!!!!!!

    Me gusta

    • Pero si me ha gustado y no era reclamo en lo absoluto, no hay de qué disculparse jaja. Es que, ciertamente Carver es uno de esos pocos autores en que realmente el titulo me lo tomo enserio, porque sé que significa el meollo de todo (como con Horacio Quiroga, por ejemplo; nadie puede decir que “Gallina degollada” y “A la deriva” no son explícitos como títulos). Y tú aquí hiciste lo mismo 😛

      Me gusta

  2. Pingback: Quinto mes | Pensando en la oscuridad

Piensa conmigo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s