A caballo regalado no le mires el diente

Disculpa. El relato que buscas ya no está disponible…

.

Al menos no aquí. Te espera ansioso junto a otros en una nueva antología.

Puedes descargarla en su versión kindle haciendo click aquí

o comprarlo en papel ➡ acá.

Anuncios

237 comentarios en “A caballo regalado no le mires el diente

  1. Con lo sencillo que hubiese sido tomar su cara con una mano mientras con la otra le quitabas la lechuga, a continuación te hubiese sonreído, sin lechuga, y tras un destello de sus verdes ojos te lo hubiese agradecido con un tierno beso con sabor a vinagre de Módena.

    Le gusta a 4 personas

  2. Recuerdame que si alguna vez quedamos me lleve pasta de dientes y cepillo, no es por que te vaya a besar ni mucho menos. Es para ti para que se te quite ese sabor a vomito de la boca, es muy desagradable su olor cuando hablas con alguien que acaba de vomitar. 😉

    Le gusta a 2 personas

  3. Por lo menos lo de la lechuga le pasó a él y no a ella. Es horrible darte cuenta de que llevas un botón desabrochado o un roto en la ropa o cualquier cosa vergonzosa al llegar a casa y después pensar, ¿he salido así de casa?, ¿llevo todo el día paseándome así?.
    El destino concluyó que el chico lechuguero no era para ella.

    Le gusta a 1 persona

Piensa conmigo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s