La verdad pesa y cuesta

portrait-828398_1920.jpg

Abigail no es tonta, bien sabe que te ocurre algo. Lo nota en tu vista disuelta, en tu lento masticar, en el convulsionar de tu pie contra el suelo, en el doblegado silencio solo roto para pedir la hora… En verdad lo siente desde hace semanas. Te delata la montaña rusa de las emociones de tu cara. Hoy ha tocado la angustia enmascarada, mañana será la sonrisa travestida, y pasado, el nada que responderás cuando te pregunte de nuevo qué narices te pasa.

En algún punto de la vida, dejasteis de ser esas niñas que prometieron cubrirse las espaldas después de robar un bolsa de pipas en el quiosco de la plaza. Ya no sois las mismas. No sois iguales. Tú cambiaste. A ti te engulleron los sentimientos y te vomitaron hecha retales. Cuántas veces Abigail te ha cosido y, como cometa, te ha devuelto al aire. Extraña forma, la tuya, de agradecérselo a base de secretos.

Es cierto que si posees una sensación constante, esta es la culpabilidad. Si hay un pensamiento que se repite, este es soltar la escandalera y que salga el sol por dónde quiera, que saldría, que seguiría habiendo amaneceres, aunque sin resacas, a poder ser, para ti. Su solución siempre es ahogar tus problemas en alcohol. ¿Arrepentimiento? Tequila. ¿Desamor? Ron. ¿Tristeza? Valdrá con cerveza. ¿Pides una ronda de chupitos variados para ella? Mejor sales pitando y vuelves a casa a continuar con tus ensayos.

Sabes que te quiero, ¿no? Vale, mejor empiezo de otra forma. Tengo que decirte una cosa. Puf. Qué difícil es esto. A ver, Abigail, sin rodeos, tengo que contarte que este chiflado corazón ha encontrado otro dueño. Muy cursi. He vuelto a alquilar mi corazón. Vale, pasable. Tengo un nuevo okupa en el ventrículo derecho. Ahora se reiría porque he dicho culo, trataría de interrumpirme y yo no la dejaría. Joder. Abigail, no quiero que me digas que estoy cometiendo otro error. Déjame apostar y ganar o perder; reír o llorar; soñar. Si supieras lo que es, serías tan adicta como yo al amor. Ñoño. Aaaaam… A veces sueño con que tú también caes en esta telaraña de miedos, que no tienes ese seguro a todo riesgo para que nadie te quiebre. Esta vez será real, esta vez no te librarás del accidente. Vamos directas a un siniestro. Vas a saber lo que es que te traicionen, y será un duro golpe porque vendrá de la única persona a la quieres. ¿Se dará cuenta de que me refiero a mí? Debo seguir y finiquitar cuanto antes. Estoy saliendo con el único hombre que ha significado algo para ti. Me follo a tu padre.

Definitivamente debes seguir buscando una forma más sutil de confesarte.

Anuncios

237 pensamientos en “La verdad pesa y cuesta

  1. Que cosas más raras escribes una niña que se acuesta con el padre de su mejor amiga y que quiere confesárselo, Entonces lo más seguro que deje de ser su mejor amiga y pase a ser su mejor enemiga (aunque no tiene por que) Pero si que es cierto que como se suele decir los padres son los héroes de la hijas (algo que no he tenido la dicha de conocer por mi mismo) Y la hará daño al principio, luego es cuestión de tiempo que lo asimile y lo acepte o no.

    Le gusta a 1 persona

  2. Vamos que de robar una bolsa de pipas, a Liarte con el padre de tu mejor amiga, ha dado un salto mortal.
    Cara de pez se la va a quedar cuando sepa donde ha ido a parar tu caña.
    La caña de España, se va a liar. Aunque nunca se sabe, puede que te agradezca que la atención de su padre se vaya por otros derroteros y la dejé de dar por saco a ella 😉

    Le gusta a 1 persona

    • Así se empieza. Primero robas algo que no tiene demasiado valor, y acabas con un corazón. En el mercado negro se venden a buen precio.
      Quizás tengas razón, o lo mismo le cuento vivencias que hemos tenido juntas y le obliga a que se ponga un cinturón de castidad.

      Le gusta a 1 persona

    • Anda, tonta, si te encantaría. Te haría un cuarto rojo del dolor precioso, con pareces acolchadas y todo. Podrías traer lo que quisieras. Es un sitio amplio. No te voy a mentir, también es algo ruidoso. Llévate tapones para los oídos.

      Le gusta a 1 persona

  3. Y el padre como estaba? Porque digo yo que es importante. No es lo mismo no, que este pa el arrastre, que te folles un caballo ganador, por eso merece la pena una amistad, o no, o s es de las buenas no, que caballos folladores hay a mansalva, ya que se puso a tiro, y tú decir que no pues como que no es tu royo, claro….

    Le gusta a 2 personas

  4. Y Abigail quedó muda…
    Atando cabos en su pensamiento. Recordando aquella noche que ella había dormido en su casa, cuando todavía jugaban a adivinar quién las querría. Y su padre estuvo en todas, en el parque, en los cumple. Sentadas más de una vez, ambas sobre sus piernas.
    Abigail saca cuentas, de porque su madre se fue…

    Cuántas cosas pueden pasar entre unas amigas de siempre, no?

    Mi Súper “H” cariños, por no perder el punto de ponernos a pensar. Esa es la magia de la lectura, el ir construyendo la historia que se lee y mil historias paralelas a partir de ella.

    Le gusta a 1 persona

    • ¡Awilda! Te extrañé a ti y a tus pensamientos, inclusive los enlazados a esta historia. Me has puesto los pelos de punta. ¿Te imaginas? El papá estuvo esperando a que la amiga de su hija creciera. Nunca tuvieron una relación fraternal, quizás nunca pensaros que fuera más allá de un amor platónico. Pero al final…
      Abrazos muy, muy fuertes, y muchos, muchos, por todos los días que he estado lejos de ti. También unos pocos besos.

      Le gusta a 1 persona

    • Gracias “H” estaba un poco volando con mis sentimientos. … yo tr he extrañado mas. Las conexiones aqui en Venezuela pésimas y lo de la luz, grave!
      Peeo aquí estiy, pendiente de ti.
      Abrazooooottteeeeee!

      Le gusta a 1 persona

    • Buena compañía, si estás por el cielo con tus sentimientos. Ya los querría para mí, pues no pueden ser más bellos, aun sin luz para apreciarlos en todo su esplendor. A ver si puede ser que de una vez se solucione. Besos, guapa.

      Le gusta a 1 persona

  5. Bien Henar, hacía rato que no te leía. No sé por qué no me llegan tus notificaciones a mi email. Pero nada, ya te encontré otra vez. Genial la entrada. A mí, me habría dado un ataque tu confesión porque yo adoraba a mi padre. Bueno, ya el pobre se murió. Pero te habría arrancado los pelos. Jajaja. Buenísimo, bella. Un beso.

    Le gusta a 1 persona

  6. Para variar, me ha encantado. Pero yo me detuve en la mente de esta mujer que debe decirle a su mejor amiga que se folla a su padre. ¡Qué momento! Y tú que vienes a meterte en ese marulo para ver cuál sería la mejor manera… que no la hay, joder! jajaja. Pienso en mi padre (si no existiera mi madre) y en mi mejor amiga: siento náuseas. Lo has logrado, malvada, has dado en mi estómago una vez más.
    Besos miles desde este lado del mapa (ya va siendo tiempo que construya un puente… no sé de dónde sacaré tantos ingenieros “expertos en océanos”. WTF!)

    Le gusta a 1 persona

Piensa conmigo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s