Fui tonta: dos palabras que resumen lo que llevo de biografía

teaching-661748_1920.jpg

El amor nos vuelve más estúpidos de lo que ya somos. Sí, Moni, A-M-O-R, lo mismo de siempre. Puedes dejar de mirar por encima de mi hombro a ver qué escribo. Puedes abandonar ese gesto de extrañeza de tu cara por mi silencio y seguir con los deberes, en lo que yo gasto la última página de este ya desvencijado diario. Se acabó darte la chapa a la que te tengo acostumbrada:

«Este año repito de fijo. Hay un chico en mi clase que está para comérselo y no solo durante la media hora del recreo.»

«¿Te acuerdas del chaval que estaba más bueno que un bocadillo de tortilla de patata? Pues se llama Ángel, y bien podría sido enviado del cielo para hacer de mi mundo un infierno, ya sabes, por el calor que me entra de pensar en que mañana vuelvo a verlo.»

«¡Tía, hoy Ángel me ha hablado! Ha sido para pedirme la tarea de historia, pero por algo se empieza. Ya me veo siendo su profesora y castigándolo después de clase, bueno, si supero el embobamiento en el que me sumo cuando lo tengo enfrente. La próxima vez seré capaz de responder con algo más que monosílabos, ya verás.»

«Anda, Mónica, vamos a las pistas, que allí estará Ángel jugando al baloncesto, porfa, porfa, porfa… Quiero verlo sudado para utilizar esa imagen en mis mejores sueños.»

«¿Te he dicho que Ángel huele a nubes, que su sonrisa brilla más que el sol, que…? Siento vergüenza propia. ¿Desde cuándo soy tan cursi?»

«He sacado un tres en el examen de mates… Puf. No sé cómo le voy a explicar a mi madre que es por no poder centrarme, ya que el único número que quiero es el del móvil de Ángel.»

«Necesito tu sabiduría, Monini. Ángel me ha guiñado un ojo cuando en lengua la “señofrita” estaba hablando de Romeo y Julieta. ¿Crees que es una señal?»

«Ains… Ains… Ains… ¿Me vas a preguntar qué me pasa de una puñetera vez? Jo, Mo, creo que Ángel está saliendo con una guarra de primero.»

«No, no quiero salir este sábado, ni que me líes con tu primo. No estoy de humor.»

«Wiiiiiii… La pequecerda y Ángel han roto. ¡Baila conmigo!»

«Al final, aquellas semanas de depresión merecieron la pena. Me he pirado química con Ángel para hablar mal de su ex y consolarlo. Creo que esto va a acercarnos.»

«¿Qué decías? Perdona. Estaba escribiendo a Ángel para ver qué tal está. Mira el vídeo de gatitos que me ha mandado. Es adorable.»

«Momo, esta noche salimos con los chicos. Yo me emborracho y tú me cuidas de que no le confiese a Ángel lo que siento, ¿vale?»

«No me jodas. ¿Intenté besarlo? ¿Y dónde estabas tú? ¿Y él cómo reaccionó? ¿Me trajiste tú a casa?»

«La actitud de Ángel me desconcierta. Sigue tratándome igual. Se lo agradezco porque así no me ruborizo cada vez que lo miro, pero no saber qué piensa… ¿Creerá que el garrafón me nubló la cordura?»

«Pues se lo he dicho. Por fin he encontrado el valor. El mensaje está enviado. Ni hola, ni nada, un “me gustas” con mayúsculas.»

«Alucina. Me ha preguntado que si me había equivocado. ¿Qué le digo? No le voy a contestar. Mañana daré la cara.»

«No me he atrevido a desnudar mi alma. De mañana no pasa.»

«¿Y si estropeo lo que tenemos? Ya, lo sé, soy una cagada.»

«Pues no ha salido tan mal como esperaba. Me ha dicho que no está preparado para una relación, y que me quiere demasiado como amiga para perderme. ¡¡Me quiere, me quiere, me quiere, me quiere…!!»

«¿Te gusta? Ángel me dijo que el rubio me quedaría bien. ¿De qué te ríes? Parezco un espantapájaros, ¿no?»

«Le he enviado un selfie a Ángel y me ha dicho que estoy muy guapa», y te saqué la lengua.

«¿Nunca habías escuchado a este grupo? Me lo recomendó Ángel. ¿A que suenan bien?»

«¿Te importa si cancelamos lo de mañana? Ángel y yo vamos a ver un partido de fútbol. Supongo que no quieres venirte…»

«Bla, bla, bla, Ángel, bla, Ángel, bla, bla…»

No sé si esperaba que Ángel se diera cuenta, con el mucho tiempo que pasamos juntos, de lo que se perdía por no estar conmigo, pero está claro que he sido yo la que se ha perdido. He cambiado, he dejado de ser yo, ¿y para qué? Para ver como con otra sí está preparado para una relación. Podría haberme dicho desde el principio que no había posibilidad de que pasara nada entre nosotros pero, claro, así no me podría haber utilizado. ¿Sabes, Nica? Que le zurzan. He recuperado mi intelecto y ya no estoy ciega. Voy a pasar de capítulo. Voy a dar un giro interesante a mi historia. Te pediré el número de tu primo.

Anuncios

58 pensamientos en “Fui tonta: dos palabras que resumen lo que llevo de biografía

  1. Mama, que voy a hacer con mi vida, los de cuarto pasa. A primero y ya no serán los de cuarto… Claro hija ni vosotras las de primero, pero habrá otros en cuarto, ya, pero no será igual, estos no están tan buenos, ya hija, ni vosotras sois las mismas en segundo….

    Le gusta a 3 personas

  2. Interesante este estudio nos hace comprender que la vida gira una y otra vez. ¿¡Ah! Que no era un estudio? Es igual, nos dice lo mismo ya que es la historia de la vida de un adolescente de ayer de hoy y seguramente de mañana. Menos mal que a esa edad el corazón cicatriza rápido. 🙂

    Le gusta a 2 personas

  3. ¿Por qué no fui capaz de dejarme vencer por ninguna mujer en aquella época? Quizá por que no me atacaron. ¿Por qué no ataqué yo? Quizá porque era tímido.
    Ambas dos cosas no son totalmente ciertas. Ni totalmente mentira.
    Yo sí saqué sobresaliente en química, pero tardé un tiempo en lograr un «aprobadillo» en relaciones con el otro sexo. Y hablando de sexo…

    Le gusta a 1 persona

    • Eran tiempos distintos. No te ofendas, no te estoy diciendo que seas antiguo. Es que no había redes sociales para tirar los trastos sin necesidad de dar la cara. Seguro que sin publicaciones chorras lo hiciste muy bien.
      Y hablando de sexo… ¿qué? Quiero la continuación.

      Le gusta a 1 persona

    • Bien, me acabas de calificar de vampiro medieval. O de chifonier decimonónico. No sé si prefiero ser viejo o pasar a la siguiente categoría: Antiguo.
      Y hablando de sexo, me podría extender, creo que como todo el mundo, contando mis batallitas afortunadas y no afortunadas —esto sí que lo cuenta menos gente—, pero creo que es preferible remitirnos a Valeria. Lo escribe mejor que yo, con diferencia.

      Me gusta

    • Buscando chifonier en el diccionario. No, mentira, no tengo ganas. Estoy cansada de hacer visitas en el motel a mi amante Google. Decimonónico se lo he escuchando usar a personajes del siglo XIX. Juro que no pensé que fueras tan anciano. Te conservas bien, la verdad, y sabes acostumbrarte a los tiempos modernos. Fíjate, sigues a una mujer que nos cuenta, con un bello saber, sus aventuras con el sexo.

      Le gusta a 1 persona

    • Claro, soy tan antiguo que uso una edición en papel del de la RAE. Y chifonier, bueno, lo mejor es buscarlo ahora en un dormitorio… Lo que me extraña es que sepas cómo me conservo, tanto si es bien como mal. ¿Brujería? Posiblemente.
      En cuanto a lo de Valeria, es normal, escribe y describe tan bien… Y yo me encuentro en ese estado entre madurito interesante y viejo verde. Junta uno y uno para que te dé uno y medio. Sesquicuenta podría ser la palabra inventada.
      Bueno, y en cuanto a mi estado, siempre he sido optimista.

      Le gusta a 1 persona

    • Todo el mundo tiene derecho al amor, incluso los no claramente vivos. Especialmente si te hace sufrir. Si no, es tan solo una sensación pastelera que incluso hay quien se atreve a sentirla sin deseo. «Ese es mi amor verdadero» dicen, sin atreverse a imaginarse a su pareja siquiera en ropa interior.
      Claro, que también el «prota», pobre, no poder expresar como él quisiera el deseo que siente.
      ¿Cómo serían los besos anaerobios?

      Me gusta

    • Soy una inculta, pero me haces más sabia. Si alguien me hubiera hecho tu pregunta antes de leerte, le habría contestado con otra interrogación: ¿Me estás hablando de un beso negro? Del amor sí puedo entrar en debate. Está tan trillado el tema que puedo disimular tener un conocimiento estenso o decir simplemente que no hay amor sin sufrimiento, y que no empiece con deseo.

      Le gusta a 1 persona

    • Jajajaja, me he quedado sin palabras con lo del beso negro… Es que eres única para estas cosas. Realmente, no es que sepa más, es que hablo mucho. Y en cuanto a lo de la imagen “anaerobia”, tiro de experiencia. Estuve trabajando varios años con residuos, y siempre que había un proceso anaerobio, sea el que fuere, me acordaba de la madre de todos los escritores de terror. ¿Por qué no usaban esa imagen? te aseguro que son las visiones y los olores más terribles que he sentido jamás.
      PS.- La degeneración de los cadáveres tiene también su parte anaerobia, aunque ahí hay para hablar largo y tendido.

      Me gusta

Piensa conmigo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s